Quantcast

Ser homosexual en India volverá a ser un crimen castigado con 10 años de prisión

El Gobierno de la India ha vuelto a restaurar una ley que criminalizaba a los homosexuales con penas de prisión. Miles de personas han salido a la calle para manifestarse en contra de esta decisión que consideran una vuelta atrás al pasado y una pérdida de los derechos fundamentales de los gais, lesbianas y transexuales indios.

Las presiones de los grupos religiosos han hecho que el Tribunal Supremo revisara el artículo que en 2009 despenalizaba la homosexualidad, al considerar esta condición sexual como «no natural, incivilizada e inmoral». Los colectivos del país van a recurrir la sentencia mientras otros grupos de la India lo celebran.

Esta vuelta al pasado podría suponer unas penas de 10 años de prisión, algo que se traduce en un fuerte recorte de libertades y un miedo generalizado en la población homosexual india, tan criticada por una sociedad patriarcal que no acepta las relaciones entre dos personas del mismo sexo.

La homofobia también está generalizada en otros países que aplican incluso penas capitales en algunas regiones de África, un continente que cuenta con 38 países en los que se castiga con duras penas a los homosexuales y a quienes no lo denuncien. Aplican castigos a las lesbianas que denominan «violaciones correctivas», casi siempre perpetrados por grupos políticos y religiosos.

Ser homosexual es un crimen que no sólo se limita a Uganda, Nigeria, Kenia o Camerún, también en América tienen leyes que penalizan este tipo de relaciones, sobre todo en Centroamérica, donde en Honduras se producen ataques, abusos e incluso crímenes hacia quienes manifiestan su condición sexual de gay o lesbiana.