Quantcast

Cenas de empresa de Navidad: Prohibido ligar y beber de más, los principales consejos para 'sobrevivir'

Seguramente tú, que estás leyendo estas líneas, tengas este fin de semana o el siguiente una cena de empresa para celebrar la Navidad.

Tal vez seas de los que les encanta ir, o tal vez no, pero lo cierto es que la cena de empresa, entre unas cosas u otras, es un acontecimiento capital en tu trabajo.

Muchas cosas de las que pasen allí van a ser arrastradas durante todo el año así que ya sabes, tendrás que portarte bien si no quieres cargar con el lastre de una anécdota cruel.

Nosotros, para ayudarte, vamos a darte algún consejo.

1. ¿IR O NO IR?

La primera decisión que debes tomar es si acudir a la dichosa cena o no. A lo mejor eres de esos a los que no les gustan esos 'saraos' o de los que piensa que tienes otras cosas mejores que hacer con tu tiempo libre. Posiblemente tenéis vuestra parte de razón pero hay que hacer el esfuerzo. Hay que estar allí. No solo porque durante días el tema de conversación en la oficina va a ser lo sucedido en la cena, sino porque en muchas empresas, ay amigo, y sé que es injusto esto, como no vayas te ponen la cruz.

2. ¿QUÉ ME PONGO?

Mira… hay que ser realista: Vas a una cena de empresa. No es un cotillón de Nochevieja, ni la boda de tu hermana, ni las fiestas del pueblo. O lo que es lo mismo, la virtud está en el término medio. Ah, sé discreto/a: Ni demasiado escote para ellas ni ir embutido en una camisa ajustada para ellos si no queréis ser la 'comidilla' de los próximos meses.

3. ¿CON QUIÉN ME PONGO?

Hombre… sé práctico y, si te dan la posibilidad, ponte con los compañeros con los que te lleves mejor y deja a tu jefe tranquilo porque tendrá muy buen rollo pero es tu jefe. Mantén con él una distancia prudencial, porque seguramente él querrá ponerse junto a otros jefes. Y si tu sitio es asignado y te ha tocado con alguien al que no soportas… pues nada, haz de tripas corazón y sé lo más correcto que puedas.

4. ¿DE QUÉ HABLAMOS?

No seas tonto y no entres al trapo de nada, sobre todo de temas delicados como religión, política y fútbol. No te busques un enemigo gratuitamente. No hables mal de nadie porque, en el caso de que tu empresa sea grande y no conozcas a todo el mundo, a lo mejor hay a tu lado alguien que se lleva bien con la persona a la que estás 'despellejando' y ya la has liado pero bien. Tampoco conviene hablar de trabajo, desconecta, hombre. Modera el lenguaje, sé educado. También es importante dejar hablar a los demás, escucharlos. Todo ello no implica dejar de ser uno mismo, hay que encontrar el equilibrio.

5. LA COMIDA

Sé educado en la mesa y come de manera normal, que no parezca que llevas una semana sin comer. O lo que es lo mismo, no seas ansioso con los alimentos ni le preguntes al de al lado 'Oye, ¿te vas a comer esto?'.

6. LA BEBIDA

Ay, la bebida. Estás en una cena de empresa, no en el cumpleaños de un colega. No te cojas la cogorza del siglo porque eso derivará en situaciones embarazosas y en una fama de 'borrachín' que te acompañará por siempre y que no es positiva, al menos en tu trabajo. Tú eres el que mejor te conoce así que si con un par de copas te pones muy tontorrón, no te las bebas. Cena con agua por ejemplo y luego te puedes tomar una copa.

7. LAS REDES SOCIALES

Todas las fotos que te hagas durante la cena son susceptibles de ser compartidas en Twitter, Facebook o Whatsapp. Y si son compartidas, tu jefe las va a ver, eso tenlo por seguro. Así que ni que decir tiene que cuides las fotos que te haces si no quieres que luego se transformen en un 'meme' o un montaje barato.

8. ¿SOLO O CON PAREJA?

Si tienes pareja, a no ser que te lo digan de manera expresa, no te la lleves a la cena. Es tu trabajo y son tus compañeros, no hagas el 'ridi' yendo con la mujer o el marido. A no ser que trabajéis en la misma empresa, claro.

9. LA PEOR NOCHE PARA LIGAR

Si quieres mantener una reputación, no ligues con ningún compañero/a de trabajo en la cena. No es el momento porque ya sabemos lo que nos gusta un cotilleo y si lo haces esa noche, se va a enterar todo el mundo. Y luego puede ser que ese 'rollete' genere mal karma en la oficina. No te arriesgues. Si te gusta algún compañero/a de trabajo, busca otro momento y hazlo en privado. Y si ya tienes pareja, ten cuidado. Según una encuesta del portal de encuentros para aventuras extramatrimoniales Ashley Madison, las cenas de empresa son el momento más esperado del año para tener una aventura y de hecho, el 38,3 por ciento de las mujeres han mantenido una aventura de una noche con un superior y 6 de cada 10 hombres han sido descubiertos teniendo un lío amoroso con una compañera de trabajo.

10. NO TE QUEDES EL ÚLTIMO

Ya se sabe que una retirada a tiempo es una victoria. A lo mejor al día siguiente tienes que ir a trabajar y no conviene que lo hagas resacoso, ni con la fama de 'desfasado'. Aquello de, 'la última y nos vamos', en este caso, sobra.