Quantcast

Rajoy subraya que no puede autorizar un referéndum en Cataluña

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, subraya este lunes que no puede autorizar a Cataluña un referéndum de autodeterminación cómo el que hará Escocia en Reino Unido, porque la Constitución no lo permite, y asegura además que como jefe del Ejecutivo su obligación es «cumplir y hacer cumplir la ley».

«Yo no puedo autorizar un referéndum en Cataluña. No quiero, pero es que además no puedo, yo no podría autorizar un referéndum por ejemplo como el que hay en Escocia por la sencilla razón de que la soberanía nacional le corresponde al pueblo español, según dice la Constitución», afirma Rajoy en una entrevista con 'El País' y otros diarios europeos.

El jefe del Ejecutivo añade que tampoco el Parlamento puede autorizar una iniciativa de ese tipo, a menos que se reforme la Constitución, y que si alguien quiere «reformar la Constitución existen procedimientos para ello».

El jefe del Ejecutivo puntualiza que Reino Unido no tiene Constitución escrita y que el derecho de autodeterminación sólo se reconocía en tres constituciones, la de la URSS, la de Yugoslavia y la de Etiopía. Y considera «bastante razonable que ningún país se ponga (en la Constitución) una cláusula de esas características».

Eso sí, sobre la posibilidad de una reforma constitucional, insiste en que no la ve «en este momento», porque «no se debe empezar un camino sin saber a dónde se quiere llegar», porque no ve que haya «un consenso similar» al de 1978 y porque «hay que ver el momento adecuado».

«Yo en este momento no lo veo una prioridad. Además no iba en nuestro programa electoral», arguye Rajoy, que asegura no ser «un maniático» de no reformar la Carta Magna «porque dos veces se ha reformado» y se ha hecho «para bien». «Es que no veo el tema en este momento», añade.

Rajoy subraya que «nunca» se ha «negado a hablar» con Cataluña, pero que cumplirá sus obligaciones como presidente del Gobierno, y recuerda además que «nunca Cataluña y el resto de España han vivido separados» y que están unidas por lazos «de todo tipo».

En todo caso, también recuerda que «cualquier parte de un país integrado en la UE que se va de ese país, lógicamente queda fuera de la UE», porque «lo dicen los tratados». Preguntado si, en el caso de que Escocia se independice de Reino Unido, el Gobierno de España vetaría su reingreso posterior, Rajoy evita responder: «Tendría que ponerse a la cola. Estaríamos en otra historia. No vamos a adelantar acontecimientos».

Por otro lado, subraya que el Gobierno que preside está «intentando ayudar a la Generalitat, que no puede financiarse», atendiendo su deuda y haciendo un «gran esfuerzo» para que pueda pagar a sus proveedores, y que ha destinado un total de 29.000 millones de euros.

Menciona además las inversiones en infraestructuras –el AVE, el aeropuerto del Prat, el corredor del Mediterráneo– y se muestra convencido de que la actual situación de Cataluña «se va a revertir». «Ya no como un tema de ley, que desde luego hay un tema de ley, sino como un tema también de sentimientos», remacha.

RECHAZA HABLAR DE CRISIS DE LA MONARQUÍA

Por otro lado, Rajoy rechaza hablar de «crisis» de la Monarquía y defiende que tiene la jefatura de Estado tiene «un enorme sentido» y «un apoyo mayoritario», puesto que «ha prestado y presta unos grandes servicios a España y garantiza una gran estabilidad al país» y lo que hay que hacer es «preservarla».

El jefe del Ejecutivo defiende también el anteproyecto de ley de Seguridad Ciudadana, y asegura que hay «peticiones de comerciantes, de vecinos e incluso ayuntamientos, para atajar ciertas conductas que les causan problemas». Además, afirma que «si hay alguna cosa que no sea razonable, hay trámites suficientes para poder modificarla».

El presidente del Gobierno deja claro que tiene «legitimidad» para plantear una reforma de la ley del aborto, porque esa reforma «estaba en el programa electoral del PP».

También insiste en que las concertinas de la valla de Melilla tienen un efecto «disuasorio», que las hay «muchísimos países, en muchas partes, en muchas instituciones» y que las cambiaría si encontrase «una alternativa eficaz».

GIBRALTAR

Rajoy responde también sobre el contencioso con Gibraltar, un punto en el que deja claro que las relaciones entre España y Reino Unido «son estupendas» y que «España se remite a la legalidad internacional», porque este asunto «está en Naciones Unidas, que dice que se hagan unas negociaciones entre el Reino Unido y España de descolonización».

No obstante, ha puntualizado que el problema actual no se refiere a la soberanía, sino a decisiones que ha tomado Gibraltar en materia medioambiental y fiscal y que deben cumplir las normas de la UE, junto a los problemas del contrabando de tabaco y a que «es imposible saber quiénes son los titulares de miles de sociedades que están en Gibraltar y operan en numerosos países de la Unión Europea».

«Estos temas hay que resolverlos y yo espero que se resuelvan y que se resuelvan con inteligencia y a satisfacción de todas las partes», concluye el presidente.