Quantcast

Jaume Matas declarado culpable de cohecho

Durante la lectura del veredicto, el portavoz del jurado ha manifestado que, tal y como han considerado probado, los pagos por 3.000 euros mensuales que se le abonaron a Areal «no era más que una prebenda o donación» más que un salario por un trabajo por cuenta ajena.

Una conducta de la que pudo beneficiarse el exministro gracias a la «ascendencia y capacidad de influencia» que le otorgaba su condición de mandatario de la Comunidad Autónoma.

El fiscal anticorrupción Pedro Horrach, al tomar la palabra, ha ratificado su petición de 9.000 euros de multa y el comiso de los 42.111 euros.

EL FISCAL

El fiscal anticorrupción Pedro Horrach, adelantó ayer durante la exposición de su informe final en el segundo juicio contra el expresidente del Gobierno balear Jaume Matas, que el exmandatario autonómico «se aprovechó de forma sibilina» de su cargo para exigir la contratación «ficticia» de su mujer como relaciones públicas en el hotel Valparaíso por un total de 42.111 euros, a pesar de que no llevó a cabo ningún tipo de labor en este sentido, lo que el representante de la Fiscalía calificó de «comisión en especie».

Horrach fue tajante ayer al afirmar que «no tenemos el cadáver ni la foto de quien le apuñala, y con personas del estatus social, la experiencia y la desenvoltura de Matas, que fue presidente de Baleares y ministro de la Nación, la dificultad probatoria es más difícil, pero las que tenemos demuestran que los proyectos para los que Matas aseguró que trabajó su mujer son pura invención», subrayó el fiscal para recalcar tajante que «miente Matas y miente su mujer«.