Quantcast

Vientres de alquiler en España: Una asociación pide su legalización

Marta y Antonio estaban en la semana 39 de gestación cuando por un problema médico ella tuvo que ser ingresada. Perdieron a su bebé. Pero también la posibilidad de volver a ser padres: a Marta le extirparon el útero y ya no tiene capacidad de gestar.

A raíz de aquella tragedia, y apoyados por amigos y familiares, pusieron en marcha la Asociación por la Gestación Subrogada en España, una organización que ahora impulsa una Iniciativa Legislativa Popular que legalice la posibilidad de que un embrión, resultado de una inseminación artificial o de una fecundación in vitro, pueda ser gestado voluntariamente por otra mujer.

“Hay mucho desconocimiento y muchos prejuicios sobre la gestación subrogada”, explica Aurora González, portavoz de la asociación. “Intentamos que la gente lo vea como lo que es, una técnica reproductiva más”.

Dese la asociación creen que la concepción negativa de esta práctica que persiste en España parte de “una mala traducción” y reniegan de la expresión 'vientre de alquiler' por su carga negativa. “La gente, cuando sabe de verdad lo que es tiende a apoyarlo”, aseguran.

Entre los argumentos que se esgrimen en contra de la aprobación destaca uno fundamental: el temor a que pueda dar lugar a situaciones de explotación o de abuso respecto a mujeres, las gestantes, en una situación socioeconómica vulnerable. “Precisamente es al contrario. El hecho de regularlo ayudaría a evitar este tipo de situaciones porque de hecho esto ya se hace en España. Basta con hacer una búsqueda en Internet.

UNA REALIDAD EN LOS FOROS

Efectivamente. No hay que esforzarse mucho para encontrar anuncios y conversaciones en los foros que, más allá del reconocimiento legal, esta práctica se realiza en España.

“Hola. Busco a una mujer para hacer de vientre en alquiler. Preferiblemente que ya ha tenido hijos. Sólo busco a una mujer sana y con ganas de ayudar a una pareja con lo que más quiere en este mundo, un hijo. Es una cosa muy seria, por favor solo gente seria.
Muchas gracias”.

Este mensaje fue publicado en un conocido foro femenino este mes de abril, y contó con numerosas respuestas de mujeres que dejaban sus datos para mantener una conversación más privada a través de email.

Desde la asociación explican que son muchas las parejas que padecen la imposibilidad de gestar: desde mujeres que nacen sin útero hasta aquellas que por padecer un cáncer o una diabetes tienen desaconsejado gestar. Y, por supuesto, los hombres solos. En este capítulo se cuentan además casos de personajes muy conocidos, como Miguel Bosé o Ricky Martin. “De la misma manera que se acoge con naturalidad que los famosos lo hagan en el extranjero, creemos que España está preparada para autorizarlo”.

EEUU, INDIA, UCRANIA

El marco legal en España resulta contradictorio. Por un parte, la Ley de Técnicas de Reproducción Humana Asistida, de 2006, establece que el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o de un tercero es nulo de pleno derecho.

Sin embargo, es posible gestar en alguno de los países en los que la práctica está autorizada y, posteriormente, inscribir al bebé como propio en el Registro Civil siempre que al menos uno de los padres sea español.

Esta situación hace que cada año cientos de parejas acudan al extranjero en busca de una madre que geste a su hijo. Se habla de unas 500, aunque no existen cifras oficiales.

En California, Estados Unidos, la gestación subrogada está legalizada desde hace más de 30 años y, según Aurora González, absolutamente normalizada. “Existen numerosos estudios que indican que el proceso es beneficioso para todas las partes e, incluso, que la mayoría de las mujeres gestantes no lo hacen por dinero como se piensa, sino por solidaridad”.

Sin embargo, el dinero sí explica que determinados destinos se hayan convertido en 'emergentes' a la hora de buscar vientres de alquiler: en países como la India y Ucrania resulta siete veces más barato que en Estados Unidos.

Los problemas no son pocos. En Ucrania, por ejemplo, la maternidad subrogada está legalizada desde 2004, aunque las mujeres están obligadas a tener al menos un hijo propio y, si están casadas, pedir la autorización del marido. Pero a pesar de que la ley es sobre el papel tan minuciosa a menudo se denuncian fraudes o casos en los que la madre gestante se arrepiente una vez ha dado a luz y nunca llega a entregar al bebé.

DEL PRECIO A LA COMPENSACIÓN

La iniciativa legislativa que ha elaborado la Asociación por la Gestación subrogada en España pretende zanjar el espinoso asunto económico tomando como modelo la regulación que existe en España para la donación de óvulos o de esperma: prohíbe el carácter lucrativo o comercial del procedimiento pero prevé que el legislador pueda contemplar una compensación.

“Los vientres no se alquilan como tampoco se alquilan las personas”, insisten en su dossier de prensa de presentación. “Desde nuestro punto de vista, decir esto es una barbaridad que no tiene nada que ver con que la mujer pueda ser compensada por el procedimiento médico al que se somete, del mismo modo que los donantes de óvulos o esperma perciben una compensación económica por las molestias del procedimiento de la donación”. 

El debate en España está servido.