Quantcast

EEUU recorta su apoyo logístico a las fuerzas afganas

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El Gobierno estadounidense ha recortado su apoyo logístico a las fuerzas de seguridad afganas tras la negativa del presidente afgano, Hamid Karzai, a firmar el Acuerdo Bilateral de Seguridad (ABS), el pacto que ampara la continuidad de las fuerzas estadounidenses en el país centroasiático.

Fuentes de los ministerios del Interior y Defensa han afirmado que dichas medidas han alterado las operaciones de las fuerzas afganas y han detallado que entre los recortes se encuentra la entrega de combustible y suministros, así como de instrumentos de apoyo.

La Presidencia afgana ha descrito la decisión como una medida de presión contra el Gobierno de cara a la firma del ABS y ha recalcado que el acuerdo sólo será firmado a través de la cooperación, según ha informado el diario afgano 'Khaama Press'.

Por su parte, la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF) ha asegurado que «no se ha detenido la entrega de combustible» y que las órdenes «continúan siendo procesadas tan pronto como son solicitadas».

Karzai quiere que Estados Unidos se comprometa a no realizar ninguna operación militar en viviendas de civiles y a impulsar de forma honesta el proceso de paz con los talibán como paso previo a la firma del acuerdo.

«Cuando se cumplan estas condiciones, el BSA se firmará», explicó la viceportavoz del mandatario afgano, Adela Raz, en un encuentro con varios medios en Bruselas, entre ellos Europa Press. Raz sugirió así que el mandatario podría firmar el acuerdo y no retrasarlo hasta después de los comicios de abril si Washington cumple las condiciones.

En respuesta a la decisión de Karzai, el Gobierno estadounidense ha anunciado que estudiará poner en práctica la denominada 'opción cero' en Afganistán, es decir, el repliegue de todas sus tropas después de 2014.

«Sin una pronta firma, Estados Unidos no tendría más remedio que iniciar la planificación de un futuro post-2014 en el que no habría presencia de tropas estadounidenses o de la OTAN en Afganistán», ha afirmado la consejera de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Susan Rice.

Este desacuerdo entre los Gobiernos afgano y estadounidense refuerza las dudas sobre si las tropas estadounidenses y de la OTAN se mantendrán después de que concluya el próximo año en Afganistán, que se enfrenta a una insurgencia aún potente organizada por los milicianos talibán y aún está entrenando a su propio Ejército.

Las tropas estadounidenses han estado en Afganistán desde que lideraron a las fuerzas multinacionales en el derrocamiento del régimen talibán a finales del 2001. Hace poco más de dos años, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, suspendió unas negociaciones con Irak sobre mantener una fuerza estadounidense residual en ese país. En octubre de 2011, cuando anunció esa decisión, había más de 40.000 militares de su país en Irak. Para finales de ese año, todos se habían retirado.

En Afganistán, todavía hay 47.000 militares estadounidenses. Estados Unidos ha estado en conversaciones con funcionarios afganos para mantener una pequeña fuerza residual de alrededor de 8.000 militares en el país después de que termine sus operaciones el próximo año.