Quantcast

Gómez: «No me podría haber levantado» este jueves «si permanezco en mi escaño»

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, ha afirmado este viernes que no se podría haber levantado este jueves de la cama si hubiera permanecido en su escaño del Senado votando la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en el que ahora estará el juez Gerardo Martínez Tristán, al que él ha recusado por el proceso de externalización sanitaria en la Comunidad de Madrid.

«No me podría haber levantado ayer por la mañana si permanezco en mi escaño votando al señor Martínez Tristán», ha afirmado el líder socialista en una entrevista en Antena 3 recogida por Europa Press, preguntado por su decisión de abandonar el Senado.

El socialista ha señalado que «a nadie le gusta entregar el acta», pero ha precisado que su «obligación» es atender a quien representa, que es a los ciudadanos de Madrid, que quieren «defender la independencia del poder judicial» y «mayoritariamente», están «en contra de la privatización de la sanidad».

«¿Por qué entrego yo el acta? Igual que Martínez Tristán vende la sanidad de los madrileños para ocupar un sillón en el CGPJ yo dejo un sillón en el Senado para defender la sanidad de Madrid», ha recalcado el dirigente socialista, quien ha insistido en que fue únicamente él quien dejó el acta y no sus compañeros madrileños Maru Menéndez y Enrique Cascallana, ya que él representa «a todos los socialistas madrileños. «No se van a quedar los madrileños sin representantes en las instituciones», ha defendido.

«POR COHERENCIA Y DIGNIDAD»

El socialista ha insistido en que ha dejado el acta por «una cuestión de coherencia y dignidad de la actividad política» y ha entendido que sea una cuestión que no afecta a senadores de otras regiones, ya que «es un conflicto que hay en Madrid».

«Yo solamente he recusado a un juez en m vida, ¿cómo voy a votar al único juez en toda la judicatura al que he recusado en mi vida?», se ha preguntado y ha rechazado el «artificio» al que se podría haber acogido, que es que él sólo votaba la mitad de la lista.

En cuanto a las razones, ha remarcado que lo hizo porque en Madrid «se está desmantelando la sanidad pública» con la «privatización» y «en esto había una pieza clave para que el PP pudiese conseguir sus objetivos» que era «el juez Martínez Tristán».

Según ha relatado, el juez tenía un acuerdo con el PP, por el que si resolvía «los recursos favorable al PP» y daba «luz verde a la privatización» entraba en el CGPJ, pero ellos tuvieron información de lo que sucedía y recusaron a ese juez.

Preguntado por si hubo tensión con el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, en el acto de ayer en el Círculo de Bellas Artes, donde el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero presentó su libro 'El Dilema. 600 días de vértigo', Gómez lo ha negado.

De hecho, ha señalado que el contexto en el que se vieron es que «estaba apunto de empezar el acto», él estaba hablando con algunos exministros y se dio un «semiabrazo» con Rubalcaba.

ZAPATERO, «MALTRATADO»

El socialista, que ayer acudió al Círculo de Bellas Artes a la presentación del libro de Zapatero, ha afirmado que el expresidente «está siendo muy maltratado por muchísima gente» y ha considerado que «ha llegado el momento de poner las cosas en su sitio y reivindicar las cosas que ha hecho el Gobierno de Zapatero, que han sido muchas, y de dar muchas explicaciones que no se han dado en su momento».

«Los gobiernos de Zapatero tuvieron luces y también alguna sombra», ha defendido para puntualizar que hay dos periodos diferenciados antes y después de mayo de 2010.

Además, ha considerado que «esa demonización y esa caricatura que se ha intentado hacer del Gobierno de Zapatero es injusto» y ha destacado que «a los españoles y a todos» les gustaba el Zapatero de antes de ese mes de mayo.