Quantcast

París de pastel en pastel

Ladurée. Sus orígenes se remontan al año 1862, cuando Louis Ernest Ladurée abrió una pastelería en la calle Royale. Poco a poco el negocio fue ganando prestigio. A día de hoy cuenta con puntos de venta en Londres, Milán, Nueva York y Tokio, aunque el punto neurálgico sigue estando en los Campos Elíseos. A sus pasteleros se les puede atribuir la invención de los macarons, uno de los dulces más de moda del momento.

Pierre Hermé Paris. Esta es una cadena de boutiques que no sólo podemos encontrar en la capital francesa, está presente en Inglaterra, Hong Kong y Emiratos Árabes Unidos. En cada establecimiento podrás disfrutar de unas creaciones rompedoras que se alejan de la repostería más tradicional. Los macarons son la opción más emblemática, además de otras como los bombones, helados y sorbetes, cookies o turrones. Lidera el negocio Pierre Hermé, todo un referente a nivel mundial bautizado por la revista Vogue como el «Picasso de la repostería».

Stohrer. Fundada en el año 1730 por Nicolas Stohrer, chef del rey Estanislao de Polonia, es la pastelería más antigua de París. Entre sus especialidades podrás encontrar el Baba aux fruits, un brioche hecho con vino de Málaga. Otros de los dulces que preparan de forma artesanal son tartas, mini bocadillos con pan de leche y bandejas para cenar que incluyen alimentos salados. Además tienen servicio de catering.

La Pâtisserie des Rêves. La pastelería de tus sueños. Entre las especialidades de este negocio de Philippe Conticini podrás saborear Les gateaux de saison, una tarta hecha con las frutas de temporada. Encontrarás varias sucursales, repartidas entre la calle Le Chesnay -dentro del centro comercial Parly2-, Bac, Poncelet y Longchamp. En esta última hay un salón del té para los más pequeños. Su decoración, con un toque futurista y en la que destacan sus intensos colores, no tiene desperdicio.

Dalloyau. La cadena de pastelerías, fundada en 1682, ya preparaba lujosos platos para Louis XIV. Desde entonces, el negocio ha ido pasando de generación en generación sin perder el gusto por el buen hacer de la repostería. Sus presidentes actuales son Christelle Bernardé y Stéphane Raymond-Bernardé. Entre algunas de sus creaciones, destacan los macarons y el pastel Ópera. Cuenta con 38 boutiques repartidas por toda Francia y otros lugares del extranjero como Tokio y  Dubai.