Quantcast

'¿Quién Quiere Casarse Con Mi Madre?' (QQCCMM): Así son las madres, cara a cara

Esta vez son ellas las que eligen pretendiente: las madres. Cinco mujeres hechas y derechas, que saben lo que es mantener la familia a flote sin ayuda de nadie. Valientes, experimentadas y con carácter, se han liado la manta la cabeza y no descartan encontrar el amor en '¿Quién Quiere Casarse Con Mi Madre?'. El obstáculo más duro lo tienen al lado: sus pequeñines.

Aprovechando la presentación del reality, Que.es pudo conocerlas y charlar unos minutos con ellas. Y esto fue lo que nos contaron:

Charo

Nunca dice su edad y vive en San Sebastián de Los Reyes (Madrid). Motera y fanática de las Harleys, esta policía local participa en el reality con su hijo Quique. «¿Lo que más te gusta del programa? El humor con el que ven el ligar desde dentro», dice. «Me he reído, ¡me he pasado un verano!: motos pa arriba, motos pa abajo. Para mi y para todos los colegas de las motos, ha sido… ¡nos lo hemos pasado…!», añade.

Charo habla con seguridad de lo que ha supuesto para ella QQCCMM y también de su relación con Quique. Según afirma, no ha cambiado. «No, estamos muy bien; siempre hemos estado bien. Mi hijo se lo ha pasado muy bien con los chicos, era muy amigo de todos los candidatos», afirma. Luego explica que pudo haber un poco de tensión cuando a ella le tocó eliminar un pretendiente y el elegido fue uno de los favoritos de Quique.

Respecto a cómo se ha tomado su hijo verla en el rol de mujer en lugar de en el de madre, Charo habla más claro todavía: «Siempre he hecho lo que he decidido yo», dice rotundo. «Desde que me levanto por la mañana tomo mis propias elecciones, en esto y en todo lo demás. Quique me estaba apoyando en el programa pero yo siempre he llevado el peso de las decisiones y de mi vida. ¿Quién tiene que convivir con el candidato, él o yo?», añade.

Tras su experiencia, recomienda a todas las madres una experiencia similar: «Hay muchos miedos y muchos prejuicios sobre cosas que desconoce la gente y todo eso nos frena en la vida a hacer cosas y a los cambios. Tienes que obligarte a hacer cosas nuevas siempre», afirma.

Entre sus detractores se encontró con si hijo pequeño. «Ése es el digno de todo el asunto», bromea. «Nos dijo a Quique y a mí: 'a ver qué vais a decir en la tele que me vais a dejar en evidencia con todos mis amigos; ahora parece que está más relajao«, comenta. El resto de sus allegados, bien: «Mi madre, mis hermanos y mis amigos han disfrutado, pero hay gente que lo ve fatal y te pregunta: '¿cómo te has prestado tú a hacer un programa de esos? Y bien por mí, porque menudo humor».

Mar y Mari Tere

Son las dos madres más pizpiretas de QQCCMM. Afirman que, tras el rodaje del programa, todas son amigas y mantienen el contacto entre ellas. Especialmente, ellas dos: su historia personal las ha unido. Porque Mar, dramaturga, y Tere, de Getafe, han criado a sus hijos solas y pasados los 50 se consideran en la mejor edad para encontrar el amor de su vida. En el caso de Tere, sin ir más lejos, el chispazo ha provocado la llama. ¿Con quién? Es pronto para decirlo. 

Sentadas una al lado de otra, Tere y Mar no pierden la sonrisa mientras dura la conversación. Ambas coinciden en que la experiencia ha sido «divertidísima», pero en el caso de Mar ha habido que lidiar con el entorno. «Yo estoy teniendo mucha presión: en la familia, con mis hijos… tengo un adolescente que me pregunta 'mamá, ¿qué necesidad tienes tú de hacer eso?», relata la dramaturga. Luego explica que fue su hijo Javier, «el actor», que la animó a participar en el reality y el que la apoya ante sus otros hijos. «En mi familia ha habido dimes y diretes, pero yo soy un espíritu libre: les escucho, pero luego…», advierte.

Luego narra que tiene cinco hijos y que los ha tenido que sacar adelante prácticamente sola, porque se quedó viuda muy joven: a los 25 años. «Mi hijo siempre me ha visto desde el prisma de mujer, él me lo ha dicho. Nunca conoció a su padre y él siempre me ha visto con una personalidad fuerte», señala de su relación Javier.

Tras su paso por el programa, reconoce que podría cambiar su actitud con su hijo. «Me he dado cuenta de que somos muy peñazo las madres, porque a mí me molestaba que estuviera mamá, que este no te haga daño, mamá, que este es poco macho hispano… y claro, yo decía: déjame a mí descubrir la línea entre un hombre sensible y un hombre gay», comenta entre risas. 

Mari Tere también crió sola a su hijo, pero ella no llegó a casarse: se quedó embarazada con 30 años y antes de la boda, el padre de Nico se fue con otra mujer. «Él (Nico) conoce a su padre y a la familia de su padre, pero lo he criado yo. Y estamos muy unidos, porque hemos pasado momentos muy malos, muy difíciles y muy dolorosos», cuenta. 

Uno de ellos fue cuando en plena grabación del programa falleció su madre. «Continuamos grabando y fue muy duro, muy duro, muy duro», recuerda. «Y él (Nico) es el que me da fuerza, porque Mar tiene cinco, pero yo solo tengo uno. Él es el que me da fuerza para salir. Estamos muy unidos. Y él me ha puesto las pilas».

Ambas tienen claro que QQCCMM es una experiencia más que recomendable: «¡Es que con 55 años estoy en la mejor época de mi vida, porque puedo hacer lo que me da la gana y no tengo que dar explicaciones a nadie», concluye Mari Tere.

Paulina 

QQCCMM la describe como 'ex pija' y aunque se asegura habérselo pasado «súper bien», parece un poco molesta. «De mi han hecho una caricatura; me han presentado como ex pija, pero es que yo soy más cosas: osea, yo soy escritora, tengo una pasión y una profesión. Osea, yo soy entrenadora personal, esto no se ha presentado, pero no me importa», explica.

Paulina habla rápido y gesticula mientras describe la relación con su hija Blanca, su «tesorito». «Blanca y yo somos una prolongación: no somos madre e hija, yo soy su mejor amiga y ella la mía», afirma.

En su caso, también le ha tocado enfrentarse a miradas críticas. «Nadie ha sabido que iba a un programa hasta ahora y en mi familia todo el mundo me da la espalda. Pero me da igual, paso de ello, de verdad. La gente que me conoce está conmigo a tope y les encanta el programa», concluye.

Toñi

Es la veterana. En la segunda edición de '¿Quién Quiere Casarse Con Mi Hijo?' participó en el programa junto a su hijo Gabi. Ella era la consejera. Ahora tendrá que escuchar a Gabi. 

«En mi caso, ha habido un cambio radical de la primera parte a la segunda, mucho, porque he hecho cosas que, cuando lo vi, me sorprendí», relata. Sobre la relación con su hijo sostiene que «no hay cambios», pero sí ha habido momentos en los que Gabi se ha molestado al ver que los pretendientes mostraban interés por su madre. «Nosotros tenemos una relación muy buena, estupenda, pero eso no quita que al verme con algún hombre, Gabi… no lo acabe de asumir».

Cuenta Toñi que, además, ella no tenía ninguna intención de participar en el programa. Que cambió de opinión en el último momento. «No he comentado nada (de su participación), pero soy consciente de que mucha gente pensará que qué necesidad… Pero bueno, es mi vida y la de mi hijo», sentencia. 

Luego, añade: «Asumo que hay comentarios y hay una parte en la que Gabi y yo siempre vamos a ir como equipo: hicimos el primero y ahora éste, y siempre vamos a ir juntos. Y es un poco la base de esto, ¿no? estar con él ahí, porque como a él le encanta y es una cosa que quiere hacer…», explica. 

Eso sí, que nadie se llame a engaños: «Aunque ahora yo he decido por mi. La primera vez decidí por él sin querer hacerlo y eso cambia muchísimo».

Toñi coincide con sus compañeras en recomendar la experiencia a otras mujeres. Y eso que ella, confiesa, al principio se muestra más reprimida y no dejó salir su «verdadero yo». Luego, sí. «Eso es lo auténtico: ¡que te veas y te rías!».