Quantcast

Los robos en viviendas alcanzarán un máximo histórico en 2013: Consejos y medidas como cámaras de vídeo para evitarlos

Los datos y las proyecciones no auguran un buen año en lo que se refiere al robo de viviendas.

Es más, en 2013 alcanzaremos el máximo histórico de número de asaltos a nuestras casas.

Y es que según el Balance de la Criminalidad del Ministerio del Interior, durante el primer semestre de este año se han producido 65.315 robos en viviendas a los que habría que sumar las proyecciones para el segundo semestre.

La web comparadora de seguros Kelisto.es estima que en este segundo semestre habrá 67.144 robos, extrapolando el incremento que se produjo en los últimos meses de 2012 (un 2,7 por ciento) con respecto a primer semestre.

En total, por tanto, según los expertos en el campo de los seguros, 2013 se cerrará con cerca de 132.500 delitos de este tipo, superando los 126.419 de 2012, según datos del Ministerio del Interior. Se incrementarían por tanto un 5 por ciento del año pasado a este según las previsiones basadas en los datos de Interior.

Los asaltos a las viviendas no paran de crecer desde que, en 2007, comenzara la crisis.

Según siempre los datos del Balance de Criminalidad del Ministerio del Interior, aquél año se tocó fondo en cuanto a número de robos: 81.309.

Desde entonces no han parado de crecer hasta alcanzar un 60 por ciento más.

Estos datos nos dicen que en 2007 se producían algo más de 33 robos por cada 10.000 viviendas, en 2012 esa cifra se incrementó hasta casi 50 y que las estimaciones para este año indiquen que se llegará hasta 52,1 robos por cada 10.000 casas.

MÁS ROBOS, MÁS CARO EL SEGURO

El incremento del número de delitos en viviendas trae aparejado otras consecuencias, como una subida en los seguros del hogar.

«El importante aumento del número de robos de los últimos seis años, no sólo afecta a la seguridad de los ciudadanos, sino también a sus bolsillos, ya que este incremento influye directamente en el precio de los seguros de hogar de todos nosotros. Aunque los siniestros por robo no son los más comunes de este ramo, su coste es el más elevado, por lo que su incremento hace aumentar la prima del seguro que pagan todos los asegurados en España».

Son las impresiones de Celia Durán, responsable de seguros en la comparadora Kelisto.es.

El precio medio del seguro ha sufrido un incremento del 23,4 por ciento pasando así de 92,9 euros a 115 euros entre 2007 y 2012.

Más estable se ha mantenido el coste medio del siniestro, con un incremento del 3 por ciento desde 2009. El año pasado, el coste medio de estos robos fue de 733 euros, lo que provocó un total de 97 millones de euros de gasto para las aseguradoras.

PALENCIA, LA PROVINCIA DONDE MÁS HA AUMENTADO EL NÚMERO DE ROBOS

Palencia y Valladolid son las provincias de España donde, según datos de Interior, más han crecido el número de robos de viviendas. Entre 2011 y 2012 se produjo un incremento del 184,3 y del 105,8 por ciento respectivamente.

Por detrás se sitúan Soria (+94%), La Rioja (+90,9%), Cantabria (+83,9%), León (83,1%), Ourense (80,3%), Segovia (71,2%), Salamanca (71,1%) y Jaén (65,9 por ciento).

Sólo en dos provincias se produjo un descenso: Huelva (un 1,6 por ciento menos) y Vizcaya (un 1,5 por ciento menos).

Albecete, Guipúzcoa, Cuenca y Burgos han sido las provincias donde menos ha crecido.

En las grandes ciudades, los robos en Barcelona crecieron un 7 por ciento y en Madrid un 26,1 por ciento. Sin embargo, a pesar de esta diferencia de crecimiento, la tasa de robos sigue siendo mayor en la capital catalana, con 54,3 asaltos por cada 10.000 viviendas, mientras en Madrid esa cifra se queda en 49.

En Valencia, el crecimiento fue del 47,9 por ciento hasta alcanzar los 82 robos por cada 10.000 viviendas.

Por último, en cuanto a número absoluto de siniestros, Madrid (14.334), Barcelona (14.193), Valencia (11.960), Alicante (10.399) y Murcia (5.534) son las provincias con más delitos.

NO SE LIBRA NADIE

A la hora de robar una vivienda, a los cacos parece darles igual si es un chalet, una urbanización, un bloque o una pequeña comunidad de vecinos. No hacen ascos a nada.

Hablamos con un afectado.

Alberto, presidente de una pequeña comunidad de diez vecinos en el distrito madrileño de Puente de Vallecas, nos cuenta que desde que vive allí (hace 5 años) han tenido que denunciar tres robos.

«La primera vez entraron a los garajes y rompieron las ventanillas de los coches robando GPS y cualquier cosa de valor; la segunda vez entraron a los trasteros y se llevaron bicis; y la tercera vez, hace muy pocas semanas, se llevaron unas arquetas de metal».

En su comunidad han optado por poner un doble cerrojo a la puerta de entrada al bloque, aunque reconoce que es ilegal debido a la normativa antiincendios. De momento no han vuelto a entrar a robar. Otros vecinos han puesto alarmas.

Precisamente para ayudar a las comunidades de vecinos con menos recursos económicos se ponen en marcha muchas iniciativas para subvencionar sistemas de videovigilancia.

Es el caso concreto de planes como DisuaD, por el que el Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid y la empresa Prevent Security Systems subvencionan con 640.000 euros la instalación de estos sistemas.

Así, estiman que 300 comunidades de vecinos podrán beneficiarse del montaje de estos equipos sin coste inicial y sin derramas, y que incluye de 1 a 4 cámaras, grabador de 4 entradas, disco duro y monitor, al igual que la instalación a coste cero.

Es sin duda otra de las medidas que adoptan los vecinos ante el creciente número de robos en toda España.

¿QUÉ HACER SI TE ROBAN?

Lo primero que hay que hacer es tomar precauciones para evitar el robo.

Hay que instalar todas las medidas de seguridad posibles (rejas, puertas blindadas, cajas fuertes…) porque los cacos elegirán casas donde les sea menos complicado entrar. Además, estas medidas abaratan el coste de los seguros.

También hay que tomar precauciones cuando no estamos en casa, sobre todo en periodos vacacionales, para que la casa no parezca que está deshabitada.

Si uno encuentra la puerta forzada, es mejor avisar a la Policía antes de pasar dentro, revisar después las pertenencias que faltan (hacer un inventario) y poner la denuncia en un plazo de 72 horas. Con ella y la lista de objetos sustraídos se podrá acudir a la aseguradora.