Quantcast

Carmen Lomana: «Rajoy es un martirio para los españoles»

Junto a Santiago Segura y Carmen Lomana, Guti, Mario Vaquerizo, Bibiana Fernández, Cristina Pedroche, Dani Rovira y Fernando Romay protagonizan una serie de vídeos que plantearán retos al número de información. Durante los próximos meses se irán colgando en www.losretadores.com los retos que lanzan cada uno de ellos. Aprovechando la presencia de Lomana en la presentación, Que.es habló con ella de retos, campañas, glamour y política. Y Carmen no evitó ninguna pregunta.

¿Cómo ha acabado Carmen Lomana en una campaña del 11888?

Me parece fantástico. Yo soy usuaria del 11888 y me pareció muy divertido. Además, con el grupo de personas que estoy, que son todos amigos y les tengo mucho cariño. Pero bueno, aunque no fuera trabajo, da lo mismo: me ha gustado mucho. Ya verás el vídeo, que divertido y que bonito es.

¿Cuándo nos lo presentan?

El día 2.

¿Te gustan los retos?

Mi vida ha sido un reto continuo siempre y en los últimos años más que nunca, porque estoy haciendo cosas que nunca jamás me hubiese imaginado.

Pero, exactamente, ¿en qué trabajas?

Trabajo muchísimo. He trabajado toda mi vida y fundamentalmente trabajo llevando mis cosas. Estoy viuda y no tengo nadie que me mantenga, ni lo pretendería, porque trabajo desde los 18 años. En televisión, yo creo que todo el mundo sabe más o menos lo que he hecho: ahora estoy con Nieves Herrero el domingo por la tarde, también en 'El cascabel al gato' y en Telecinco he empezado a hacer 'De buena ley'.

Y luego están tus libros. 

En marzo publiqué el último ('El glamour inteligente'), que el día 27 sale para iPad en 50 países.

¿Has leído alguna vez tu biografía en Wikipedia?

No. Porque, para empezar, la fecha de nacimiento estaba mal (no sé si lo habrán cambiado, porque lo dije). Y luego también han puesto algo, ahora no recuerdo bien, que también era inexacto. Mi biografía real está en mi página web.

En Wikipedia hablan de tu pasado profesional en un banco. Ahora te vemos sobre todo en la tele. Vaya cambio, ¿no?

En un banco trabajé en Londres más de dos años. Fui a estudiar a Londres y quería quedarme allí. Mi padre era director general del Banco de Santander y por esa razón dije: 'bueno, van a abrir Banco Santader en Londres, así que me quedo'. Me apetecía aprender banca y estuve unos años muy feliz. Luego me casé y vivía entre Londres y San Sebastián. Hubo un periodo de mi vida que tuve una tienda de moda en San Sebastian fantástica, se llamaba Lomana Moda. La tuve siete años y me cansé. Me gustan los retos, empezar cosas que nunca he hecho.

Antes has dicho que tu reto para Dior sería que diseñara un chándal bonito, sexy

Es que no me gustan nada. ¡Mira que son feos!.

¿Nunca usas chándal?

Me parece que no favorecen, pero si hiciesen uno mono, sí.

¿Se puede ser glamurosa o estar divina de la muerte con un sueldo de 1.000 euros al mes?

Se puede. Ser glamurosa o ser divina no depende de lo que te pongas encima. Es más lo que transmites como persona o una serie de cosas que, a veces, son muy difíciles de explicar, porque son intangibles. Que es más difícil cuidarte con un sueldo de mil euros en cuanto a cuidados que te puedan suponer un gasto, indudablemente. Pero yo creo que una mujer simplemente con que no beba alcohol, se cuide la alimentación y use cremas hidratantes, que hay baratísimas, no necesita tener mucho dinero. Conozco mujeres con muchísimo dinero que están fatal.

¿Y el gimnasio?

No hago nunca. Nunca he pisado un gimnasio.

He leído una entrevista en la que aseguras que solo te has operado los párpados.

Efectivamente, abajo y arriba. Operarme, lo que es meterme en quirófano, esto (señala a sus ojos). Pero me operaría mañana si lo necesitase. Tengo una genética muy buena, una estructura ósea muy buena y también, heredado de mi padre, tendencia a bolsas. De mi cuerpo lo que más se me estropea generalmente son los ojos.

Es decir, que estás como estás sin ir nunca al gimnasio y sin operaciones. ¿No tienes más secretos?

Como todas las mujeres, me pongo dos veces al año vitaminas y ácido hialurónico Restylane para mantener el colágeno de la piel, pero nada más. Si ves a mi madre, que tiene 90, entenderías la genética de mi familia. Y mi padre también era extraordinario. Era un hombre elegantísimo y guapísimo. Murió de cáncer.

¿Qué mentiras has oído sobre ti en este terreno?

Esas me dan igual, porque la cirugía estética se ha hecho para las personas, no para los perros. Y me parece que una de las cosas que más hace por la autoestima de la gente es una operación para alguien que tiene orejas de soplillo o una nariz enorme o que la cara se le haya descolgao como un bulldog. De repente, puede recuperar la seguridad en sí mismo.Creo que es terapéutico. Igual que te digo que hacerlo porque sí me parece ridículo; como me parece ridículo ponerse un pecho tremendo. Jamás lo haría, pero también respeto al que lo hace. La mentira más grande que se ha dicho sobre mí y que más me ha dolido es que me había casado con un hombre de 80 años y que le había arruinado. Eso lo han dicho señoras de la sociedad de Madrid cuando yo llegué, porque como vieron que vivía bien… Y ayer (el pasado miércoles) precisamente colgué en Twitter una foto de mi boda con Guillermo, que tenía un año más que yo. Nos casamos locos de amor. No teníamos nada más que muchas ilusiones, lo suficiente para vivir y nuestra juventud. No he sido nunca una trepa, porque mi familia es una familia maravillosa, pero además por varias generaciones (sobre todo la de mi padre, que era una familia aristocrática) y hemos vivido siempre maravillosamente. Esto yo no tengo por qué justificarlo ni decirlo, pero soy cualquier cosa menos trepa. Y en cualquier momento de mi vida he vivido mucho mejor que ahora.

Eres una tuitera muy activa y además con una gran proyección pública. ¿Eso es bueno o es malo? ¿Tienes más admiradores o más detractores? ¿Cómo se torea eso?

Eso forma parte de este momento mediático y sería absurdo que yo no quisiera admitir que hay gente que es muy ordinaria. Precisamente, mi próximo libro va de protocolo en las redes sociales, en la vida social y en la profesional.

¿Pero también hay protocolo en las redes sociales?

No, pero tiene que haberlo.

¿Cómo va a ser?

Pues fundamentalmente consiste en facilitar las relaciones entre las personas y evitar tanto insulto, tanta grosería y tanta sordidez. Aunque yo, en general, me siento muy querida: para uno que entra a insultarme, a no ser cosas puntuales… Por ejemplo, si digo la palabra sindicatos, me van a llamar de todo. Sobre todo me he dado cuenta de una radicalidad bestial, pero bestial, en la izquierda radical. En la derecha hay también algo, pero mucho menos. Cuando me meto con Rajoy o critico su gestión, alguien me puede decir: 'creo que estás equivocada'. Pero los otros es en plan 'ójala revientes', 'ójala te mueras' y cosas así.

Hablando de Rajoy, se acaban de cumplir dos años de su mandato. Mitad de legislatura. ¿Cuál es tu valoración?

Un martirio para los españoles. Está liquidando, casi la ha liquidado, la clase media: la clase media-alta, la media-baja y la media-media. Los trabajadores hemos tenido que pagar y estamos pagando todo lo que han robado, la terrible gestión de los bancos. Siempre ocultando cuentas. Sobre todo el Banco de España. El gobernador del Banco de España debería estar ahora en un juicio.

¿Y que opinas del anteproyecto de Ley de Protección de Seguridad Ciudadana? Si sale adelante prohibirán insultar a la policía, manifestarse…

Pues es que al final nos van a prohibir leer, hablar, escribir… Yo odio el término prohibir., pero ya que prohíban que puedas quejarte o insultar en un momento determinado… A veces, se lo merecen.

¿Por donde crees tú que pasaría la solución?

Si lo supiese… Yo barrería como hicieron en Islandia de un plumazo a todos estos políticos corruptos, A TODOS. Pondría un gobierno de transición, que quisiera dar unos años de su vida al servicio del pueblo, con buenos profesionales y no 50.000 asesores, que solo a Rajoy le cuestan 41 millones de euros al año.