Quantcast

Las negociaciones para un acuerdo final comenzarán «pronto»

BRUSELAS, 24 (EUROPA PRESS)

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, y el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, han avanzado que las negociaciones para buscar «una solución completa» al programa nuclear iraní «comenzarán pronto».

Ambas partes han confirmado que han alcanzado un acuerdo sobre «un plan de acción conjunto, que fija un enfoque para la consecución de una solución completa a largo plazo» al programa nuclear iraní tras «intensas negociaciones» en los últimos cuatro días en Ginebra entre el 5+1 e Irán en el comunicado conjunto final de Ashton y Zarif.

«Hemos acordado que el proceso hacia esta solución final incluirá un primer paso sobre medidas recíprocas iniciales que deben dar ambas partes por una duración de seis meses», han confirmado ambos en la nota, leía por Ashton en una breve comparecencia ante la prensa en Ginebra.

Ambas partes han reconocido que «la adopción del plan de acción conjunto ha sido posible gracias al sentimiento de respeto mutuo y determinación de encontrar una manera adelante que sea beneficioso para todos».

Ashton y Zarif han subrayado que comparten «un compromiso fuerte para negociar una solución final, completa» al programa nuclear iraní y han dejado claro que «la aplicación» del primer paso acordado «crea el tiempo y espacio necesario para una solución completa, que sigue siendo el objetivo compartido».

Ambos avanzan que las discusiones de cara a negociar una solución «completa» comenzarán «pronto», así como «el trabajo para la aplicación de este primer paso» acordado, en cuya aplicación «rápida» han confiado y que será «supervisado conjuntamente, en estrecha coordinación» con la Agencia Internacional de Energía Atómica.

Ambas partes han considerado en todo caso que el acuerdo –alcanzado esta madrugada en Ginbera tras cuatro días de jornadas maratonianas con Irán y calificadas de Ashton como «duras»–, «constituye un paso significativo adelante» para el desarrollo de las relaciones «de forma más constructiva».

En virtud del acuerdo, cuyos elementos han sido dados a conocer por la Casa Blanca, Irán se ha comprometido entre otros a detener el enriquecimiento de uranio por encima del 5 por ciento y a desmantelar las conexiones técnicas necesarias para enriquecer uranio por encima de este porcentaje, así como a neutralizar su almacén de uranio enriquecido cerca del 20 por ciento, diluirlo hasta por debajo del 5 por ciento o convertirlo a una forma no apta para el mayor enriquecimiento.

Asimismo, Teherán se ha comprometido a detener el avance de su capacidad de enriquecimiento de uranio, comprometiéndose a no instalar nuevas centrifugadoras de ningún tipo, a dejar inoperativa la mitad de las centrifugadoras en la central nuclear de Natanz y tres cuartas partes de las instaladas en Fordow y a detener cualquier tipo de actividad en el reactor de agua pesada en Arak. Teherán también se compromete a dar acceso a los inspectores de la AIEA.

Irán ha obtenido por su parte la suspensión de «ciertas sanciones» referentes al oro y a los metales preciosos, al sector automovilístico y a las exportaciones petroquímicas y se permitirá la adquisición de petróleo iraní aunque todavía de forma limitada, entre otros. Tampoco se impondrán nuevas sanciones contra Irán por su programa nuclear en los próximos seis meses si Teherán cumple con sus compromisos.