Quantcast

Kerry afirma que el acuerdo que se debate con Irán dejará asuntos por resolver

WASHINGTON, 21 (Reuters/EP)

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, ha asegurado que el acuerdo que debaten actualmente las potencias internacionales e Irán dejará algunas cuestiones por resolver y, por ejemplo, no determinará si las autoridades iraníes tienen derecho a enriquecer uranio en el marco de su programa nuclear.

«Lo que un país decide hacer o no, o lo que puede o no puede hacer en función de las reglas, depende de la negociación», ha apuntado Kerry, en declaraciones a los periodistas.

En este sentido, el jefe de la diplomacia estadounidense ha subrayado que las conversaciones iniciadas este miércoles en Ginebra son una «fase inicial» para ver si finalmente se da un «primer paso» para resolver las dudas que suscita la industria atómica iraní. «Y sin duda esto no quedará resuelto en ningún primer paso, os lo puedo asegurar», ha apostillado Kerry.

Por su parte, el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, se ha reunido con doce senadores demócratas para debatir las negociaciones con ellos, según ha confirmado la Casa Blanca a través de un comunicado.

Durante el encuentro, Biden ha resaltado que el objetivo de las mismas es evitar que Teherán desarrolle armas nucleares, al tiempo que ha destacado que cualquier rebaja de las sanciones será «modesta» en comparación con el impacto de aquellas que sigan en pie».

Representantes de Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania tratan de llegar a un acuerdo preliminar que contempla la suspensión del programa nuclear iraní a cambio de la relajación de algunas sanciones durante un periodo de seis meses, para ganar tiempo de cara a un acuerdo definitivo. La ronda está prevista hasta el viernes, 22 de noviembre.

Occidente acusa a Irán de pretender fabricar una bomba atómica con su programa nuclear, algo que niega Teherán, que asegura que el desarrollo nuclear iniciado hace más de tres años tiene un fin civil y sanitario.

En este sentido, ha aseverado en reiteradas ocasiones que el programa nuclear tiene únicamente fines civiles pacíficos y que se enmarca dentro del Tratado de No Proliferación (TNP).

El TNP, del que Irán es parte, establece entre otras cosas que, para evitar la proliferación, los países que ya cuentan con energía nuclear han de facilitarla a los países que no la tienen en caso de que estos decidan utilizar esta energía para fines pacíficos.

Con la llegada de Rohani a la Presidencia, el Gobierno de Irán ha promovido una política exterior más aperturista, que se consagró con el deshielo de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, rotas desde 1979, con la llamada telefónica de quince minutos mantenida entre Rohani y Obama.

Asimismo, Reino Unido e Irán retomaron el lunes las relaciones diplomáticas y designaron encargados de negocios no residentes. Este nuevo viraje en los acontecimientos ha levantado las suspicacias en Israel y Arabia Saudí, que ve amenazada su influencia en Oriente Próximo.