Quantcast

La familia de Bárcenas le pasa 400 euros al mes para sus gastos en la cárcel

La familia del extesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas le da 400 euros al mes en concepto de peculio para los gastos personales que tiene en la cárcel de Soto del Real (Madrid), en la que se encuentra desde el pasado 27 de junio por orden del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz.

Así consta en un escrito de la defensa de la esposa del extesorero, Rosalía Iglesias, al que ha tenido acceso Europa Press, en el que se detallan los gastos corrientes que la familia de Bárcenas tiene que afrontar y con los que justifica su petición al juez para que desbloquee 5.000 euros al mes de sus cuentas embargadas.

Además de la asignación mensual a Bárcenas, que es la máxima permitida por la reglamentación penitenciaria, su mujer detalla que los gastos no domiciliados en el banco de la familia ascienden a 1.925 euros mensuales.

El mayor, unos 250 euros, es el correspondiente a compras en el supermercado, que la esposa del extesorero 'popular' detalla en su escrito como «leche, pan, legumbres, aceite, pasta, arroz, huevos, galletas, etc. más gastos de droguería y limpieza».

Rosalía Iglesias también asegura que destina tres asignaciones de 200 euros al mes, respectivamente, a gasolina; los gastos de su hijo, que «está terminando sus estudios y no tiene trabajo»; y la ropa y el calzado de los tres miembros de la familia.

A estas cantidades hay que sumar 150 euros en los libros del joven, otros 150 en farmacia, 90 en carnicería y otros 90 en frutería.

La lista de la compra de los Bárcenas Iglesias se completa con 75 euros mensuales que se destinan a productos de pollería, 70 a pescado y 50 más a servicios de peluquería.

RECIBOS DEVUELTOS

La mujer de Bárcenas ha remitido, además, al Juzgado Central de Instrucción número 5 las últimas facturas que han tenido que pagar en concepto de gas, luz y teléfono, muchas de ellas devueltas por las entidades en las que tenía domiciliados los pagos.

Ha adjuntado también los recibos de la comunidad de propietarios de la vivienda que posee en la urbanización Guadalmina Baja en San Pedro de Alcántara (Málaga), de su casa de la calle Príncipe de Vergara de Madrid y de la que dispone en el residencial Ruda Vivendes Naut Aran en el Valle de Arán (Lleida). Todas las facturas están «pendientes de pago al haber sido devuelto debido al bloqueo de las cuentas corrientes».