Quantcast

Los quesos más olorosos del mundo

Vieux-Boulogne. Este queso francés de forma cuadrada es considerado por muchos el número uno en el podium. Está hecho con leche de vacas que pastan en campos próximos al mar y al madurar, se lava con cerveza. La unión entre las encinas de dicha bebida y las bacterias de su corteza es lo que provoca el fuerte aroma.

Pont l´Évêque. Se fabrica en Pays d´Auge (Normandía), y tiene también forma cuadrada ya que la cuajada se desmenuza en bloques. Para su maduración se almacena en húmedas bodegas y se le aplica un lavado con salmuera, que le da un toque áspero. Su sabor es ligeramente ácido y afrutado, y recuerda un poco a las avellanas, nueces e incluso champiñones.

Camembert de Normandie. Esta variedad se comenzó a producir en la región francesa de Baja Normandía pero hoy en día se ha exportado a casi todos los lugares del mundo. Elaborado con leche cruda de vaca normanda, se caracteriza por una corteza mohosa y áspera y un interior de textura cremosa con un toque a setas e hierbas frescas.

Munster-Géromé. Su origen se encuentra en las regiones de Alsacia y Lorena y se cree que los primeros en elaborarlo fueron los monjes, de ahí su nombre, que se traduce como «monasterio». Su potente olor se encuentra sobre todo en la corteza, cuando esta está madura. El interior es más blando, aunque también tiene un olor muy potente. Se caracteriza por un sabor suave y un poco picante.