Quantcast

Baja el precio del AVE y pone en riesgo algunas líneas de autobús

La patronal de transporte de viajeros por carretera Asintra asegura que la «agresiva política de precios» del AVE está provocando una «desviación» de la demanda desde el autobús hasta el tren que puede «llegar a comprometer la viabilidad económica de las líneas regulares de autobús que coinciden con corredores de Alta Velocidad».

Asintra indica que los servicios de autobús de media y larga distancia han perdido 3,15 millones de viajeros y 493.000 pasajeros, respectivamente en el segundo cuatrimestre del año (entre mayo y agosto), frente al aumento del número de usuarios contabilizado por el AVE.

«La fuerte competencia intermodal que representan los servicios de Alta Velocidad de Renfe ha contribuido generosamente a la caída del autobús de larga distancia, motivada por la desviación de la demanda de transporte hacia el ferrocarril en que ha derivado la agresiva política de precios del operador ferroviario», indica Asintra en su barómetro del sector del segundo cuatrimestre.

La asociación estima que «si esta estrategia de precios perdura en los próximos años, el impacto del trasvase de viajeros puede llegar a comprometer la viabilidad económica de las líneas de autobús regular coincidentes con los corredores AVE».

Asintra constata en su barómetro la «fuerte contracción» que sigue registrando la actividad del transporte en España por la caída de la economía, el «estancamiento» de la demanda interna, y la «maltrecha» situación del mercado laboral.

Entre los pasados meses de mayo y agosto, el número de viajeros transportados en autobús cayó un 2,9% respecto al mismo periodo de 2012, lo que arroja la pérdida de 42,7 millones de usuarios. No obstante, la patronal ve una «ralentización» del descenso en relación a los primeros cuatro meses.

Por tipo de transporte, los servicios urbanos redujeron un 2,6% el número de viajeros, y los interurbanos, un 2,5%, si bien Asintra destaca que las mayores caídas se registran en los servicios de media y larga distancia, los que cuentan con una competencia más directa con las líneas AVE.