Quantcast

Los trabajos más horrorosos del mundo: de recolector de esperma a oledor de axilas

1. Oledor de axilas. Porque a ver quién os creéis que cata los desodorantes que salen nuevos al mercado… Y mientras sean efectivos, genial. Lo malo que sean de esos que abandonan al personal.

2. Recolector de esperma. Dedicarse a recoger muestras de semen de toro debe de ser de los trabajos más denigrantes que existen. ¡Pero ahí se ve al hombre tan tranquilo!

3. Guardia Real. Trabajo tedioso donde los haya. ¡Menudo rollo estar todo el día sin pestañear! Y ya cuando se te acercan los niños para que te hagas fotos con ellos… el colmo.

4. Recogedor de animales muertos. Típico Bambi al que atropella un coche, el gatito que se escapa de la casa de la abuelita y se va directo a la carretera… ¿quién es el guapo que lo recoge una vez muerto? Pues, lo creáis o no, hay gente que se dedica a ello…

5. Limpiador de WC portátiles. Lo peor. Sobre todo si los baños han estado colocados en el recinto ferial de un pueblo o en un concierto de Iron Maiden. Bueno, de Iron Maiden, Sabina o Los Chunguitos, ¿qué más da?

6. Analizador de excrementos. ¡Pues claro que alguien tenía que hacer este trabajo! Y como tenga fino el olfato, para morirse del asco.

7. Actor de la casa del terror. ¡Todo el santo día asustando a pobres adolescentes incautos! Pero de verdad, ¿quién quiere pasarse de esa guisa encerrado entre las paredes de una casa con telarañas?

8. Lavaplatos en un restaurante. Tantas veces hemos oído eso de: si no tienes para pagar la cuenta… ¡a fregar los platos! Si ya nos cuesta fregar los de nuestra casa… ¡imaginaos!

9. Limpiador de alcantarillas. Claro, claro, ¡es que alguien se tenía que ocupar de pisar sobre los desechos de las alcantarillas! ¿o creíais que se limpiaban solos? Mirad al pobre hombre, qué cara de resignación.

10. Cortador de carne. Ya no sólo que hay que tener estómago para pasarse el día entero oliendo a carne cruda. ¡Es la fuerza que hay que tener para cortar la carne de vaca! Y así día tras día… Esperemos al menos que se pongan de fondo música de Tarantino.

Sí, sí, sé que en esta lista estáis echando de menos trabajos como enterrador de muertos, pero, al fin y al cabo, ¿a quién no le gustaría trabajar rodeado de silencio? Sinceramente, hay trabajos más desagradables como habéis comprobado, ¿o no?