Quantcast

Detienen a 11 proxenetas por explotar a rumanas en la Costa del Sol

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en Málaga un grupo criminal dedicado a la trata de mujeres de nacionalidad rumana para su explotación sexual. La investigación se puso en marcha a partir de la denuncia de una víctima de los proxenetas, que era obligada a ejercer la prostitución mediante amenazas y agresiones.

Según ha informado la Policía Nacional, algunos miembros de la organización compaginaban esta actividad delictiva con el tráfico internacional de estupefacientes y con la compra a otras organizaciones de papel moneda falsificado para ponerlo en circulación.

El pasado mes de febrero se recibió la denuncia de una mujer de nacionalidad rumana que aseguraba estar siendo obligada a ejercer la prostitución bajo todo tipo de amenazas y agresiones. La joven explicó que un hombre le había ofrecido alojamiento y manutención en una vivienda de Málaga y que, a los pocos días de estar en el domicilio, le dijo que ya no podía hacerse cargo de su manutención y la obligó a ejercer la prostitución en las proximidades de una estación de autobuses de Málaga, teniendo que entregarle el 50 por ciento de las ganancias. Además, debía pagar el alquiler de la vivienda, compartida con su proxeneta, y los gastos de sustento.

Igualmente la víctima manifestó durante su denuncia que se había quedado embarazada y que, estando en esta situación, conocida por sus explotadores, era obligada a ejercer la prostitución durante doce horas al día. Durante esa etapa permaneció aislada y sufría constantes amenazas y agresiones.

Tras hacerse cargo de la investigación, los agentes comprobaron que este grupo estaba controlando el negocio de la prostitución en el Polígono Industrial de Guadalhorce, en la capital malagueña. La red captaba mediante engaños a mujeres en Rumanía aprovechándose de su mala situación económica, y las traían a España donde las obligaban a ejercer la prostitución.