Quantcast

Se pone enfermo en el McDonald's porque pidió un batido y el vaso estaba lleno de sal

Ron Luffman, un ciudadano británico de 49 años, ha denunciado que un McDonald's le dio gato por liebre. Bueno… no literalmente…

Se lo explicamos.

Resulta que fue a por un batido al McDonald's y según cuenta él mismo, aspiró fuertemente por la pajita y se llenó la boca de sal.

“Fue como tener en mi boca como cuatro cucharadas de sal”, ha contado al diario digital Metro.

Me puse enfermo instantáneamente“, contó Ron, que explica que no pudo evitar tragar esa cantidad de sal.

“¿Qué hubiera pasado si eso le ocurre a un niño? Podría haberle matado“, dramatiza Ron, que además acusa al restaurante de no ser algo casual, sino que alguien llenó el vaso de la bebida de sal a propósito.

Un portavoz de la compañía ya ha anunciado que ha abierto una investigación para aclarar lo sucedido y para evitar que vuelva a ocurrir.