Quantcast

Sánchez Gordillo y Diego Cañamero, en el banquillo por la ocupación de 'Las Turquillas'

La fiscalía solicita siete meses de cárcel por desobediencia grave para los activistas Juan Manuel Sánchez Gordillo y Diego Cañamero por la ocupación en el verano de 2012 de la finca 'Las Turquillas', en Osuna, donde se ubica la Yeguada militar del ejército. Junto a ellos serán juzgados otros 52 simpatizantes y militantes de la Sindicato Andaluz de Trabajadores del Campo por participar en la misma acción.

A todos ellos se les reclama además el pago de una multa de 1.200 euros por un delito de usurpación de inmueble, y 100 euros de multa por una falta de daños.

Igualmente, la Fiscalía solicita que todos los imputados paguen una indemnización de 1.075,64 euros a favor del Ministerio de Defensa y de 337 euros al Ayuntamiento de Osuna por los daños ocasionados, «sin una intención directa, a consecuencia de la ocupación», que tuvo lugar entre el 24 de julio y el 9 de agosto de 2012.

La petición del fiscal se conoció después de que el Alto Tribunal andaluz emitiera un auto el pasado mes de mayo en el que procesaba por tres presuntos delitos de usurpación, daños y desobediencia y una falta de hurto a los acusados, cifrando los daños causados en 794,14 euros y en 281,50 euros el valor de los objetos sustraídos.

LOS HECHOS

El magistrado instructor relataba en ese auto que fue el 23 de julio de 2012 cuando se recibió la información de que el SAT había decidido ocupar Las Turquillas. Así, sobre las 10,00 horas del 24 de julio de 2012 se concentraron en las inmediaciones de la finca unas 500 personas encabezadas por una pancarta con el lema 'Andaluces levantaos. Pedid tierra y libertad. ¡Movilízate!. Las Turquillas para los trabajadores', con banderas de Andalucía con el anagrama del SAT.

Según indica el magistrado instructor, los manifestantes se dirigieron desde allí hasta la portada lateral de la finca, «rompiendo con un hierro el candado y la cadena» que cerraba las dos hojas metálicas, de malla, de la puerta de entrada al camino, «fracturando igualmente» el bastidor de la misma y accediendo seguidamente a la finca todos los concentrados, «a cuyo frente» figuraban Sánchez Gordillo, Cañamero y otros dos militantes del SAT.

El abogado de la defensa pide al absolución de los acusados.