Quantcast

QQCCMH: Los hijos tróspidos dan el relevo a las madres

Ayer fue una gran noche. Ya en su recta final, '¿Quién Quiere Casarse Con Mi Hijo?' (QQCCMH) volvió a sorprendernos y darnos grandes, grandiosos momentos. Y no solo por la presentación de las mamás que intentarán encontrar el amor en de '¿Quién Quiere Casarse Con Mi Madre?' (QQCCMM), que también. Antes la noche trajo cola. Mucha. Y lo que es mejor: nos quedamos con ganas de más.

El capítulo de ayer de QQCCMH fue el anterior a la gala final, que en principio se emitirá el miércoles que viene. En principio, porque está en el aire la confirmación de un Festival Tróspido con los mejores momentos de esta edición. Fuentes cercanas al programa confirmaron a Que.es que Cuatro estaba trabajando en ello y que Leti y Svetlana recobrarían protagonismo. ¿Cuándo? Antes de que las madres tróspidas se apoderen de la parrilla.

Pero a lo que vamos: los grandes momentos del día de ayer: los llantos de Roi; la marcha de Edgar (tuché); la tensión entre Marta y María por Leo, el argentino (y punto); la difícil situación en la que se encontraba Fran Lara, «entre dos mares, como en el cerco de Moisés» («un tío que sale mucho en la Biblia»), el mordisco de Alexis a Valeria o el lingotazo de Andrea por amor a Víctor.

Y es que ayer algunos tróspidos se quedaron con una sola pretendiente: Fran, con Houda (oh, sorpresa) y Roi, con Sergi (oh, sorpresa bis). Pero todos ellos se quedaron sin sus chicas favoritas: sus madres. Y en el caso de Alexis, sin su padre. Belén, Silvia, Merche, Mari Carmen (We love you) y Armando dejaron solos a sus pequeñines con sus pretendientes en los románticos destinos a los que se habían desplazado y se lanzaron a retomar su vida. La mayoría lo llevaron bien, menos Roi, que no concebía pasar la noche de su cumpleaños «sin Belén», y Víctor, que sin su Merche no es nada.

Así las cosas, tendremos que esperar a un programa más para conocer los desenlaces: ¿habrán conocido los tróspidos a las chicas de sus sueños o se quedarán con sus adoradas mamis? Luján Argüelles lo advirtió: «Quedan muchas sorpresas y nada es lo que parece».

Vale, porque el avance que dieron del próximo capítulo es, cuanto menos, expectante: ¿vuelve Loli (la embarazada)? ¿Roi y Edgar han vuelto a verse? ¿Qué hará Leo? ¿Se quedará Fran con Houda con su madre (que ya le advirtió respecto a su favorita: «Ten cuidado que torres más altas han caído. Como las Torres Gemelas, aunque esas no se deberían haber caído»)?. ¿Y que hará Víctor entre una morena y una rubia? Pues a esperar.

Llegan las madres tróspidas

Pero, mientras tanto, sí podemos hablar ya del programa que tomará el relevo de los hijos tróspidos: ¡Las madres tróspidas!. Qué ansiedad, oye…
A modo de apertivo, Cuatro nos ha enviado ya una nota de presentación que reproducimos a continuación: 

Cambio de roles: ahora serán las madres las auténticas protagonistas en la búsqueda del amor y sus hijos se convertirán en consejeros. Lo que nadie puede imaginar es el nivel de implicación y exigencia de unas y otros en «¿Quién quiere casarse con mi madre?», la divertida vuelta de tuerca del dating show '¿Quién quiere casarse con mi hijo?' que Cuatro estrenará próximamente.

Una motera con un carácter independiente; una 'expija'» en busca de un hombre altruista; una bohemia dramaturga; una mujer de su casa typical Spanish; y Toñi, la madre de Gabi, participante de la segunda temporada de '¿Quién quiere casarse con mi hijo?', son las cinco estrellas de '¿Quién quiere casarse con mi madre?'.

Paulina. Madrid, 48 años. «La gente con la que me he relacionado y mis parejas siempre han tenido dinero»

Fantasiosa, alegre y, según su hija, 'expija', Paulina es una mujer que busca un futuro con estabilidad emocional y económica. Siempre tuvo muy claro que quería vivir como una mujer casada, pero no ha tenido mucha suerte en el amor. Busca un hombre altruista, divertido y con un buen nivel económico.

Su hija, Blanca, adora a su madre. Dice de ella que es risueña, romántica, coqueta y que tiene mucho estilo. Considera que su madre necesita un hombre que le permita vivir en su mundo de colores. «Mi madre sería feliz con alguien que la pudiese mantener económicamente y que le dé todos sus caprichos».

Charo. San Sebastián de los Reyes (Madrid). Jamás dice su edad. «Para que un hombre me conquiste, cuando interacciono con él tiene que surgir la oxitocina»

Charo trabaja como policía local. Motera y fanática de las Harleys, es una mujer muy independiente con un carácter muy fuerte y las ideas muy claras. No cree intimidar a los hombres, pero admite que sus antecedentes amorosos han sido más bien cortos.

Para su hijo, Quique, su madre tiene un carácter difícil y piensa que encontrarle pareja será una tarea bastante complicada. «El principal don que tiene que tener un hombre para conquistar a mi madre es el de la paciencia».

Mª Teresa. Getafe, 55 años. «Quiero encontrar a la persona que me dé chispa, que me dé alegría y que le ponga las pilas a este cuerpo serrano»

Entrañable y vivaracha, Mª Teresa quiere encontrar el amor de su vida de una vez por todas, porque hasta ahora no ha conocido a su «media naranja». Su prototipo de hombre es, sin duda, Richard Gere.

Su hijo, Nico, sabe muy bien qué tipo de hombre busca para su madre. «Para mi madre no quiero a hombres mujeriegos, tristes ni aburridos». Dice de ella que es muy typical Spanish y ambos mantienen una buena relación de amor y entendimiento.

Mar. Madrid, 58 años. «No quiero un hombre mayor porque su único tema de conversación es la próstata»

Mar es dramaturga y se define como una mujer culta, creativa y elegante. Comparte con su hijo una forma diferente de ver la vida y están muy unidos por su afición al arte. Quiere un hombre que la haga sentirse viva y que cumpla, según ella, el test de las cuatro 'C': culto, cariñoso, caballero y con carácter.

Su hijo, Javier, asegura que tanto él como su madre son bohemios y artistas. Para ella quiere un caballero capaz de sorprenderla, un hombre que esté a su altura: «Quiero un hombre con la cabeza de Da Vinci, la sagacidad de Dostoievski, la complejidad de Gloria Fuertes y la audacia de Dalí».

Toñi. Alicante, 44 años. «Busco un Tarzán. Me gusta esa parte salvaje del hombre»

En la segunda temporada de '¿Quién quiere casarse con mi hijo?' ella ayudó a su hijo Gabi a buscar a la chica de sus sueños. Ahora será él quien ejerza de consejero y Toñi la que abra su corazón. Muy unida a su hijo, mantiene con él una singular relación.

Su hijo, Gabi, piensa que el hombre que quiera seducir a Toñi debe tener clase y ser un emprendedor. Adora a su madre por encima de todo y siente celos ante cualquier hombre que la mire: «Cuando mis amigos me dicen que mi madre es sexy se me revuelve el estómago. Es con la única persona en el mundo con la que soy celoso».