Quantcast

Los seis festivales de comida más extraños

The Garlic Festival. Es sin duda una buena oportunidad para disfrutar a lo grande comiendo ajos. En principio no parece muy atractivo, pero lo cierto es que cada año lo visitan alrededor de 20.000 personas. Se organiza en agosto en la isla británica de Wight y en sus diferentes puestos se pueden degustar otros productos derivados, como la cerveza de ajo. Existe otro festival muy similar en Gilroy (California).

La noche de Rábanos. Esta fiesta de origen colonial se celebra en el estado mexicano de Oaxaca el 23 de diciembre. En ella los artesanos más mañosos presentan figuras a gran escala talladas en rábano y que simbolizan escenas y personajes relacionados con tradiciones mexicanas, como la producción del mezcal, los reyes magos o las bodas.

Festival de los Monos. Se celebra cada año a finales de noviembre. Se organiza en Lopburi (Tailandia) y consiste en un buffet para monos. Estos animales atraen con su simpatía a miles de turistas, lo que se traduce, en mayores ingresos. Los lugareños han decidido agradecérselo sirviéndoles un apetecible menú basado en frutas y verduras principalmente, aunque no es la primera vez que se ven incluso huevos o refrescos de cola.

Tunarama Festival. La ciudad australiana de Port Lincoln acoge en enero un festival que seguramente tenga tantos seguidores como detractores. En él la idea no es la de disfrutar comiendo, sino demostrar la forma física de los concursantes a través del lanzamiento de atún. Cada pieza pesa alrededor de 9 kilos y va atada a una cuerda, que utilizará el concursante para tratar de proyectarlo lo más lejos posible. Son muchos los que han visitado este evento, perfecto tanto para los amantes de la pesca como los del deporte.

Festival de las ranas. En esta celebración, realizada en el mes de septiembre, los anfibios son sin duda los protagonistas. «Apadrinados» por los participantes que se animen, tendrán que superar diferentes pruebas de salto. Posteriormente, y ahí es donde entra en juego el factor gastronómico, los pequeños animales se cocinan y comen. Un evento que se celebra cada año en Louisiana (Estados Unidos).