Quantcast
domingo, 24 octubre 2021 4:50

Ancelotti, el gran señalado tras el clásico del Camp Nou

«Fútbol espectáculo». Con esa fórmula mágica- digna de político- Ancelotti llegó a la 'Casa Blanca'. La realidad cuatro meses más tarde es bien diferente. El juego del Real Madrid de espectacular tiene poco, pero lo peor es que tampoco es efectivo. En el partido del sábado ante el Barcelona, 'Carletto' no dio con la clave correcta en el once inicial ante el conjunto culé.

En un plagio total de Mourinho en anteriores clásicos, Ancelotti apostó por colocar a Sergio Ramos en el mediocampo para tener más «equilibrio» en un partido complicado. Pero la realidad es bien diferente. Un fallo de Ramos provocó el primer gol de Neymar tras una pérdida en el centro del campo y el de Camas estuvo sobreexcitado en el partido, fuera de posición, algo que casi le cuesta la expulsión. Finalmente, el sevillano fue sustituido por Illarramendi, que dio una frescura diferente al juego de los blancos.

Pero no fue eso lo único reprochable al técnico italiano. La idea de jugar sin 9 puro descolocaba también la idea que tenía el Madrid en el partido. Bale- que pasó desapercibido con tan sólo dos disparos desviados– Di María y Cristiano no encontraron manera de hacer daño a una defensa que predecía fácilmente los ataques del conjunto blanco.

Con la salida de Illarra, las cosas cambiaron. También le vino bien al Real Madrid la salida al campo de Karim Benzema. El francés tuvo el gol de la jornada en sus botas pero su zapatazo se topó con la cruceta de la portería defendida por Valdés. El trabajo del delantero, asociándose con los jugadores de tres cuartos de campo fue importante, fue clave en la salida de balón de los blancos en la segunda parte y participó en la jugada del gol con un balón adelantado a Cristiano, que dejó al canario Jesé libre de marca para reducir distancias.

Sin embargo, ya era tarde. El Madrid y Ancelotti perdieron casi 60 minutos de partido que sin duda fueron claves para no puntuar en el Camp Nou. La distancia con el Barça se estira… y con el Atleti también. La distancia futbolística no es tan amplia- al menos con los culés- ya que los del Tata Martino sin hacer nada del otro mundo se llevaron tres puntos, que hacen que de momento la Liga sea cosa de dos: del Fútbol Club Barcelona y del Atlético de Madrid.