Quantcast

¿Por qué necesitamos beber agua?

Un estudio conjunto de las universidades East London y Westminster apunta que beber agua mientras realizamos un examen influye positivamente en las calificaciones. Según apunta la investigación, al beber reducimos la ansiedad y el efecto fisiológico del agua sobre el cerebro ayuda a mejorar la capacidad de racionamiento.

Otros trabajos apuntan los riesgos que produce la deshidratación. Pérdida de un 15% de la capacidad de concentración o disminución de la memoria a corto plazo de hasta el 10% son algunos de los efectos más amables. Con una deshidratación del 3% podemos llegas a sufrir fuertes dolores de cabeza y desorientación espacial o temporal.

Está demostrado que bebemos menos agua de la recomendada por los expertos. Como regla general, debemos tener en cuenta que no deberíamos esperar a tener sed para beber. La sed es el primer síntoma de deshidratación.

Es recomendable beber ocho vasos de agua al día, uno en cada comida y el resto repartidos a lo largo del día. En especial deben beber mucha agua los colectivos sensibles: personas mayores, niños y mujeres embarazadas o en época de lactancia.