Quantcast
martes, 19 octubre 2021 1:19

José María Olazábal, Premio Príncipe de Asturias 2013: «Todo se lo debo a 'Seve'»

José María Olazábal lleva tres días de relativo descanso en Oviedo. Es la antesala de los premios Príncipe de Asturias, y los flashes le vuelven a tratar como en los viejos tiempos, cuando era el 'profeta' del 'Dios' Severiano Ballesteros, siempre a su derecha, siempre cerca de él. Para guiarle y aconsejarle… Chema se ha olvidado por pocos días de las maratonianas jornadas de trabajo, en el campo y en el gimnasio, que son la ofrenda a su terquedad. A su voluntad inquiebrantable de volver a ganar títulos, cuando muchos esperan de él que se retire al lugar que el corresponde según los aficionados del deporte en general y al golf en particular, el hueco que tiene como tótem en la trastienda de las grandes citas golfísticas. Y es que él se resiste: «¿Otra Ryder? Ni pensarlo. Como capitán ya he tenido una. Ahora, si toca volver, tendrá que ser como jugador y me lo tendré que ganar». Toma ya.

No se le ve cómodo recibiendo premios que al vasco le suenan a epílogo, a despedida. Como cierre de una carrera majestuosa. Y es que seguramente no haya ningún jugador tan respetado hoy en el circuito europeo y en el estadounidense como Chema Olazábal. Es verdad que el golf es un juego de jerarquías, de estatus e historias que hay que respetar, pero cuesta creer lo que algunos cuentan: que vieron cómo el mismísimo Tiger Woods se acercó a escuchar los consejos del doble ganador de la chaqueta verde durante el último 'Augusta'. El Príncipe de Asturias engrandece aún más su figura:

-// Es el mayor galardón que se me ha otorgado nunca. Lo recibo como un gran honor. Supongo que, cuando menos, es un premio que se concede a una trayectoria y una carrera. Sí, parece que, según otros, he llevado un camino correcto y dentro de las normas.

Y sobre todo los compañeros, la generación más cercana lo ha celebrado como un éxito propio. Por ejemplo, el malagueño Miguel Ángel Jiménez

– //El 'Pisha' -como se conoce al malagueño- es un gran amigo y, normalmente, los amigos se alegran del éxito del otro. Supongo que no será el único…

Otros no se alegraron tanto. En mayo cuando se le concedió el galardón se habló de un montón de deportistas que podían merecerlo… Se dijo que el golf ya había recibido uno Príncipe de Asturias, el de Severiano Ballesteros…

-// La verdad es que a mí también me sorprendió. El golf, por decirlo suavemente, no es un deporte popular en España, vamos que no 'mola'. Y así, claro… supongo que en el mundo y en otros muchos deportes, otros lo podían merecer más que yo. Pero.. Yo no era miembro del jurado, ni controlo los parámetros que manejan para su concesión. Pero vamos…. insisto, me parece enorme que se hayan fijado en mí.

Puede ser también un reconocimiento a los pioneros, los Pepín Rivero y compañía, aquellos jugadores que
tampoco eran ricos, que viajaban en 600 para jugar los campeonatos y se alojaban en  pensiones…

-// Ramón Sota, Pepín Rivero, José María Cañizares, Manuel Piñero, y tantos otros. Me tocaron, ya como profesional, unas cuantas temporadas compartidas con ellos. En aquella época, para gentes de origen humilde como todos nosotros era un heroicidad ya el solo hecho de jugar a este deporte. A partir de principios de los 90 las cosas empezaron a cambiar a mejor, y hoy se nos reconocen los méritos.

Es que el golf en España…

-// Sí, bueno… Yo creo que este deporte ha sido el un secreto bien guardado por los clubes, que en general han sido muy elitistas… Es curioso, pero desde que entró el turismo de resort y golf se ha abierto mucho a la sociedad este deporte. Pero todavía nos queda mucho camino por andar, hasta que lleguemos a popularizarlo en grado razonable. 

Otros deportes pueden mirar al golf con envidia. Dos ganadores, Seve y
usted, dos mitos fuera de nuestras fronteras… ¡A usted le idolatran en
Reino Unido!

-// Este juego tan desconocido goza de mejor salud de lo que la gente cree. Hay mas de 300.000 licencias en España, y no son tantas las federaciones de otros deportes que pueden presumir de tanto. Deberíamos saber que el golf engancha y no tiene edad. Es sano y poco peligroso, la prueba es que es casi el único deporte que dejan practicar a otros deportistas de élite, como los futbolistas por ejemplo. Sobre los británicos…. En fin, creo que en el Reino Unido, Estados Unidos, Japón, y algún país mas, sobre todo me respetan, que ya es mucho. Seve sí que siempre fue el superhéroe en esos países.

¿Algún día no se acuerda de su amigo Severiano?

-// Es que hay que ser justo… Supongo que algún día no me acordaré tanto. No sé. Supongo que sí, pero sería raro. Seve aparte de ser un genio puso al golf europeo en el plano mundial, y tanto en el plano personal como en el profesional, yo no hubiese llegado donde estoy sin Seve a mi vera.

– Bueno, y por las dos chaquetas verdes… Augusta… Si no hubiera sido por eso…

– // Sí, claro. También. Obviamente, ja, ja, ja… si no llega a ser por mis éxitos en los campos de golf, no estaríamos hablando usted y yo, pero es que los triunfos y la trayectoria están ahí.

Claro. Escuche… ¿Hay algún jugador en la vieja Europa con un balance mejor en la Ryder Cup? En algún momento se llegó a pensar que los nortemericanos eran invencibles

-// ¡Sí, hombre! Hay jugadores con gran palmarés también en Ryder. Lo que pasa es que las victorias en pareja con Seve nos propulsaron al estrellato a los ojos de los aficionados anglosajones. Los americanos dejaron de ser invencibles, y la Ryder consiguió ser lo que es, a partir de la incorporación de los jugadores continentales a partir de 1979, y ese es un mérito exclusivo de Seve.

El mejor momento últimamente, la remontada histórica, ¿no?

-// Bueno, no… Es el más reciente, pero yo no pegué ni un solo palo, ni emboqué un solo putt. Lo hicieron los 12 jugadores. En fútbol se considera que los entrenadores tienen su mérito, pero los que meten los goles son los Messi y los Cristiano. Aquí pasa eso, también. Fueron ellos quienes le dieron la vuelta a una situación de no retorno y conseguimos ganar.

¿Qué tiene que hacer un deportista, un golfista español para que le tengamos en cuenta?¿Sigue siendo un deporte para minorías?

-// Primero luchar y trabajar, pero mucho. Creer en sí mismo. Tener un poco de suerte. Tenemos grandes jugadores, como Sergio García, Gonzalo Fernández Castanyo, Alvaro Quirós, Pablo Larrazábal, Rafa Cabrera Bello, y tantos otros. Y como en Casablanca siempre nos quedará 'Pisha' Jiménez. Sobre lo otro, es verdad que el golf es de minorías, pero porque muchos no se atreven a dar el salto, porque muchos tienen el cliché «que es de pijos».

A sus 47 años, ¿en qué momento se encuentra? ¿Y su espalda?

-//¡Viejo! Ja, ja, ja… La edad empieza a pesar, pero la ilusión y el amor por este deporte siguen siendo los mismos. Toca trabajar el doble que antes, y es lo que hago. Es lo que toca: gimnasio todos los días, a veces 2 sesiones. Lucha a muerte contra un defecto técnico en mi swing, que sé lo que es, pero que no consigo corregir. ¿Abandonar? ¡Nunca! Quiero volver a estar ahí arriba y no queda otra que trabajar.

Hablando de lo más alto… ¿A quién ha envidiado usted?

– // Uff… Envidiar creo que a nadie, pero admirar a muchos. A Michael Jordan por ejemplo. En golf, Seve, Arnold (Palmer), Jack (Nicklauss).

Lógico… los más grandes… Por cierto, ¿es la Ryder otro objetivo futuro? Colin Montgomerie está muy encima creo… ¿Qué planes tiene?

-// Sí, bueno… Sin duda como jugador intentaré estar en la cita. No está fácil, claro. Como jugador lo intentaré, sin duda, como capitán, no. Segundas partes nunca fueron buenas.

Más en clave personal, con los grandes jugadores de golf siempre existe la leyenda que eran de familia muy humilde, casi ninguno empezó a esto como una cara afición… ¿En su caso? 

– // Ja, ja, ja… Era más o menos cierto, incluido yo. Figúrese, hijo de caserío agrícola con pocos medios. Pero es que el golf engancha. Hoy en día ya no es tan verdad. Hay golfistas de todos los orígenes en todos los países. Pasa como con los toreros. Siempre se piensa que cuando uno sale de abajo debe muchos favores, pero yo no creo deber muchos… Alguno sí. Le cuento uno de hace mucho tiempo: a un grupo de socios les debo una. Se plantó cuando yo tenía 7 años, amenazando con irse del club si no me dejaban entrenar. Bueno, o la RFEG (Real Federación Española de Golf), que en su día, muy joven, me puso en contacto regular con John Jacobs (entrenador mítico donde los haya).

¿Qué hubiera sido Chema Olazábal si no hubiera sido golfista?

– // Honradamente no lo sé. ¿Sabe que nunca me lo he planteado? Es que todo estaba muy encaminadito, ja, ja, ja… Nuestro caserío estaba plantado en medio del campo de Golf de Jaizquibel.

En Hondarribia hay más afición al fútbol y a la pelota, ¿no?

-// ¡Qué va! Sin duda hay afición a esos dos deportes, pero yo creo que tradicionalmente, en mi pueblo, el deporte favorito son las traineras. Y ojo, en Lasarte solo se vive golf y carreras de caballos.

Es curioso. Puede que la culpa de que este señor siga muriéndose por jugar, por competir y viajar junto a los mejores del mundo sea que no ha tenido descendencia. Puede… Él dice que no es para tanto, que el golf es su motor de vida: «Ojo, que yo tengo a los míos en lo más alto del podio. Mi gente es intocable. ¿Sabes lo que representan? El anclaje al mundo. Saber que regreso a mis raíces». Así de simple. Todo un Premio Príncipe de Asturias de los Deportes.