Quantcast

Un empresario dice que Lanzas le pidió 1,2 millones «para repartir entre gente de la Junta»

SEVILLA, 24 (EUROPA PRESS)

El administrador y presidente del consejo de administración de la empresa Aglomerados Morell, Jorge Andrés Morell, ha asegurado este jueves en su declaración ante la juez que investiga los ERE irregulares que el 'conseguidor' de los ERE y exsindicalista de UGT Juan Lanzas le pidió 1,2 millones de euros «para empezar a trabajar» y argumentando que «tenía que repartirlo entre gente de la Junta», aunque finalmente Aglomerados Morell sólo le entregó unos 11.000 euros.

Fuentes del caso han informado a los periodistas de que, durante su comparecencia ante la magistrada Mercedes Alaya, Morell ha ratificado la declaración prestada ante la Guardia Civil, en la que aseguró que Lanzas le dijo que tenía que conseguir financiación pública para las ayudas vinculadas a los expedientes públicos y para ello tenía que «pagar favores y engrasar» para lograr las subvenciones. Según este imputado, Lanzas le dijo: «A ver si tú te crees que trabajo solo; tú no sabes lo que tengo que pagar y engrasar para conseguir estas subvenciones».

El empresario ha puesto de manifiesto que Juan Lanzas le pidió dicha cantidad de dinero alegando que «no era para él, sino para repartirla entre gente de la Junta», aunque finalmente sólo le hizo entrega de 11.000 euros a través del 'testaferro' Juan Francisco Algarín –7.000 euros– y de una empresa vinculada al cuñado de Lanzas, Ismael Sierra –los otros 4.000 euros–.

La juez ha imputado sendos delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación y tráfico de influencias a Morell, imputado por las ayudas –cifradas en unos tres millones– que Aglomerados Morell recibió a fin de prejubilar a 24 trabajadores, entre los que fueron incluidos dos 'intrusos', entre ellos él mismo a pesar de estar ya jubilado. Esta empresa llevó a cabo dicho ERE en el año 2006 con motivo de su traslado desde Santiponce hasta la localidad de Villanueva del Río y Minas, traslado que se llevó a cabo porque el imputado había vendido la fábrica en Santiponce para usos urbanísticos.

Jorge Andrés Morell ha reconocido que «no tenía necesidad de echar» a los trabajadores y contratar a otros distintos y ha asegurado que la exalcaldesa de Villanueva del Río y Minas María José Cervantes (PSOE) le comentó que, en su momento, logró ganar las elecciones municipales gracias a que había contratado a las personas que ella le había dicho.

Sobre su inclusión en el ERE, ha aseverado que Lanzas «le dijo que tenía que meterse» y que le echara cuenta «porque él era quien entendía de eso».

Asimismo, ha afirmado que el entonces delegado provincial de Empleo en Sevilla, Antonio Rivas, le dijo que le iba a conceder una ayuda de 2,5 millones, «pero que no podía dárselos de una sola vez porque entonces tenía que pasar por el Consejo de Gobierno», por lo que la ayuda iría fraccionada en partidas de 440.000 euros.

Una vez concluida la declaración, se está celebrando la comparecencia de medidas cautelares de este imputado, el primero de los seis que debe comparecer este jueves ante la juez.