Quantcast

Convocan un acto en Gernika y una marcha en Bilbao por los derechos de los presos de ETA

BILBAO, 24 (EUROPA PRESS)

Representantes del ámbito político, sindical, social y cultural han convocado un acto el próximo 9 de noviembre en Gernika y una manifestación el 11 de enero en Bilbao en defensa de los derechos de los presos de ETA, que creen «un mínimo inexcusable» en el camino «hacia la distensión y la paz». En este sentido, han reclamado «una paz con derechos para todos, sin vencedores ni vencidos».

Portavoces de este colectivo han ofrecido una comparecencia este jueves en Bilbao para presentar estas movilizaciones, en la que han dado lectura a un comunicado conjunto el escritor Juan Ibarrondo y la abogada Begoña Zabala, que han estado acompañados, entre otros, por el exconsejero de Justicia, Joseba Azkarraga.

Según ha explicado desde la organización, también han participado en la comparecencia la exjugadora del Athletic Eba Ferreira, la profesora Amaia Nerekan, el abogado Juanje Soria, la representante del movimiento feminista Elena Lakabe, el teólogo Félix Plácer, el sacerdote Román Landera y el exparlamentario del PNV Jesús Pérez de Viñaspre.

Bajo el lema 'Tantaz tanta. Euskal preso eta iheslarien eskubideen alde. Una marea por los derechos de los presos y exiliados', han anunciado la realización de un acto «multitudinario» en la antigua fábrica de Astra en localidad vizcaína de Gernika el día 9 de noviembre, así como la manifestación del 11 de enero en Bilbao.

El manifiesto censura que la operación desarrollada contra el colectivo de apoyo a los derechos de los presos de ETA Herrira supuso «una injusticia» y, además, «la constatación de que es imposible poner puertas al campo».

«Herrira es la superficie visible de un mar profundo pleno de anhelos de justicia y de deseos de paz, surcado por corrientes submarinas que se mueven a distintas velocidades y a diferentes profundidades pero en una misma dirección: la resolución del conflicto y paz con derechos para todos, incluidos los derechos de las personas presas por actos de motivación política, ahora conculcados de forma grave», han indicado.

El texto advierte de que «la resolución del conflicto exige, además de la voluntad política de solucionarlo, abordar las consecuencias del mismo desde el mayor consenso social posible», un ámbito en el que la labor de Herrira «ha sido considerable y tenaz». Por ello, consideran que «los que no están interesados en que la paz se afiance la eligieron como objetivo de su desmesurada actuación».

A su entender, «sabían que tocando Herrira tocaban un nervio sensible de la sociedad vasca», si bien «no contaban con la madurez política» existente para dar «una respuesta contundente, pero también serena, plural y pacífica» a una actuación «desquiciada y violenta».

«No es posible doblegar la firme voluntad de un pueblo desde la sinrazón de la fuerza», subrayan.

El documento, asimismo, se refiere a la reciente resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) contra la Doctrina Parot, con el convencimiento de que, si el Gobierno español no modifica la política penitenciaria, «a buen seguro ésta no será la última» por parte de instancias internacionales.

En este sentido, asegura, asimismo, que «entre la comunidad internacional, incluidas cada vez más voces del estado español, se extiende una constatación ya asumida por la inmensa mayoría de la sociedad vasca: no son de recibo medidas excepcionales -que vulneran los derechos humanos de las personas presas- tras dos años del cese definitivo de la actuación armada de ETA».

Por el contrario, subrayan esta situación «exige pasos hacia la distensión y la paz» y añaden que el respeto a los derechos humanos de las personas presas es «un mínimo inexcusable».

UNA PAZ CON DERECHOS

En este contexto, realizarán un acto público en la antigua fábrica de Astra de Gernika «símbolo de la paz y las libertades» para continuar «un camino que conduzca a la resolución del conflicto, a una paz con derechos para todos, a una paz sin vencedores ni vencidos».

A partir de esta cita, explican, «arrancará un camino que continuará el próximo enero en las calles de Bilbao», donde «decenas de miles de voluntades que renovarán nuestro compromiso por los derechos humanos, la resolución y la paz».

Preguntados por la posibilidad de que las personas que vayan siendo excarceladas tras la resolución de TEDH participen en la movilización, Ibarrondo ha señalado que será «cuestión que tendrán que decidir ellos», que son «personas que han salido de la cárcel, han cumplido sus condenas y tienen sus todos derechos íntegros». «Ellos tienen que decidir a dónde van o dejan de ir», ha planteado.

Ibarrondo ha explicado que consideran que esta resolución del tribunal europeo es «positiva» y ha esperado que sea «un paso más en el camino hacia la paz». Por su parte, Zabala ha asegurado que no temen que «un Gobierno desobedezca una sentencia europea que marca los límites democráticos» y que, según ha recordado, no afecta únicamente a los presos de ETA.