Quantcast

5 Secretos de belleza para controlar la piel grasa

Lavar el rostro varias veces al día, usar toallitas humedecidas y productos astringentes son hábitos comunes en el ritual de belleza diario de quien tiene piel grasa. ¿Pero cuál de esos cuidados realmente funciona? Los cuidados deben estar en todo; desde el tipo de jabón que utilizas para lavar el rostro, la composición del maquillaje y hasta en tu corte de pelo.

A continuación, te dejo con algunos trucos de belleza infalibles para proteger la piel de la oleosidad y consecuentemente mantenerte lejos de granos, puntos negros y aquel temido aspecto brillante:

Baño: debes aprender a controlar la temperatura del agua; cuando muy caliente remueve la oleosidad natural de la piel, incentivando el organismo a producir más sebo. Prefiere siempre agua tibia o fresca.

Jabón: la elección de tu jabón de limpieza facial es muy importante, busca siempre productos específicos para tu cutis y que no agredan la piel. La mayoría de las marcas disponen de productos especiales para cada necesidad.

Maquillaje: el uso del polvo compacto es común entre las mujeres que tienen la piel grasa ya que el brillo excesivo de algunas partes del rostro se convierte en molestia. Puedes usar maquillaje sin miedo, siempre y cuando compres productos especiales para piel grasa y que tengas el hábito de limpiar la piel diariamente con un jabón específico y loción astringente.

Flequillo: la oleosidad de los cabellos y cuero cabelludo impregnan en la frente y rostro empeorando el problema de la piel grasa. El flequillo no permite que la piel “respire”. Siendo así, evite corte de cabellos que mantienen el pelo en contacto con tu rostro o, por lo menos, intenta mantener los cabellos atados en la mayor parte del tiempo.

Protector solar: no debes dispensarlo debido a tu tipo de piel, sino que buscar productos específicos para tu cutis. EL sol puede aparentemente mejor la oleosidad de la piel, pero no es la solución. Además, la falta de protección de la piel contra el sol puede ocasionar manchas e incluso cáncer o envejecimiento precoz.

Aire acondicionado: reseca el ambiente y deshidrata la piel, lo que lleva al aumento de la producción de sebo como reacción natural de tu cuerpo. Mantenga tu cuerpo siempre hidratado con agua y zumos naturales.

Antes de dormir: después de remover el maquillaje y limpiar la piel con jabón especifico y loción astringente, aplica un gel reductor de oleosidad antes de dormir. Retira el producto por la mañana y lava bien el rostro.