Quantcast

La dieta paleolítica es la nueva moda gastronómica

Esta forma de entender la alimentación permite que ingiramos todo tipo de carnes y pescados, de frutas, verduras frescas, frutos secos, especias y semillas. Sin embargo esta dieta es bastante restrictiva, ya que prohíbe que consumamos legumbres y cereales, pastas, harinas, azúcares y todo tipo de lácteos. Tampoco se pueden beber refrescos, o cualquier otro líquido que no sea agua.

Las razones de estas exclusiones son consecuencia de todos los agentes externos que se utilizan en la elaboración de los alimentos. Nuestros antepasados consumían proteínas y grasas, pero a pesar de ello se mantenían fuertes y sanos. La filosofía de esta corriente trata de concienciarnos que los productos manufacturados sufren un proceso de contaminación que repercute a largo plazo en nuestro organismo. Procesos que pueden ocasionar enfermedades como la diabetes, la obesidad o algunos tipos de alergias.

Otra de las pautas que sigue esta dieta es la de comer sólo tres veces al día e ingerir la cantidad de comida que necesitemos hasta quedar saciados, para no picar así entre horas. Aunque debemos tener presente que el estilo de vida que llevamos en la actualidad dista mucho del de los hombres de las eras pasadas. Por eso, aunque el régimen paleolítico pueda parecernos una buena opción, lo mejor para mantenernos sanos es siempre consultar con especialistas y establecer una dieta acorde a nuestras necesidades.