Quantcast

Haneke: «Nunca haré una película de acción porque ese tipo de cine contribuye a atontar al público»

OVIEDO, 23 (EUROPA PRESS)

El director y guionista de cine austriaco Michael Haneke, galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2013, ha dejado claro este miércoles que nunca va a dirigir una película de acción. «Nunca lo haré, porque rechazo ese tipo de cine contribuye a atontar al público», ha manifestado.

Haneke se ha pronunciado en estos términos, a preguntas de los periodistas, en la rueda de prensa oficial ofrecida en Oviedo con motivo del galardón. El director de 'Amour' tampoco se ve haciendo comedias, a pesar de que ha reconocido que se lo llegó a pedir su abuela. «No se pueden pedir peras al olmo», ha rematado el cineasta.

Las motivaciones para realizar una película por parte de Haneke pasan, según ha dicho por detectar asuntos que le cabrean o le entristecen. «Y ahí es a donde voy», ha señalado, aunque no ha querido revelar nada acerca de una posible próxima película porque suele cambiar mucho y luego tiene que desdecirse. «Por eso prefiero no decir nada hoy», ha indicado.

Preguntado sobre fama de provocador, por la temática de sus películas, ha dicho que «poner etiquetas» no es labor suya y sí quizás de los periodistas. «No hago películas para provocar», ha manifestado, y ha explicado que lo que hace con sus trabajos es describir la realidad «por encima de la superficie».

VIOLENCIA Y ASCO

Conciso y contundente en sus respuestas, Haneke ha rechazado que el tratamiento que hace de la violencia en sus películas sea peligroso, al limitarse a describir la realidad. «La violencia hay que presentarla de forma fría y distante, porque muchas veces se presenta como un artículo de consumo», ha señalado.

En ese sentido ha lamentado que con algunas películas la gente «disfrute» con la violencia. «Yo lo que intento es presentar esa realidad para que les dé asco a los espectadores», ha subrayado. Lo que busca, precisamente, es dar la vuelta a esa actitud que mantiene ese público que consume ávidamente violencia. «Normalmente, en el cine en general la violencia se presenta como algo atractivo; eso es lo que me parece peligroso», ha querido dejar claro.

Haneke no ha querido pronunciarse sobre temas de actualidad, ajenos al cine, como la polémica suscitada por el funeral del nazi Erich Priebke. «Estoy aquí como director de cine, esa es una cuestión política y no voy a opinar», ha zanjado.

Sí ha admitido que el cine en las salas parece condenado a la desaparición, con la irrupción de Internet y sistemas de 'cine en casa'. «Lo que no sé es lo rápido que será ese proceso de desaparición», ha indicado, para añadir a continuación que la sensación del público ante una gran pantalla sigue siendo única.

Sobre su experiencia en las ceremonias de los Oscar, ha dicho que «es muy divertido». Ha manifestado que no es diferente a otros festivales como Cannes, salvo porque en Estados Unidos «hay más volumen». Para Haneke, los Oscar «forman parte del negocio».

TRAYECTORIA

Michael Haneke (Múnich, 23 de marzo de 1942) estudió Filosofía, Psicología y Teatro en la Universidad de Viena. Entre 1967 y 1970 trabajó como guionista para la Südwestfunk (radio y televisión públicas del suroeste de Alemania) y, desde 1970, trabaja como realizador y guionista independiente. Como dramaturgo ha dirigido producciones escénicas en Alemania y Viena, con obras de Strindberg y Goethe, y también óperas. En 1974 debutó en televisión con After Liverpool, tras la que dirigió otras siete películas para la televisión alemana, entre ellas, una adaptación de El castillo, de Kafka.

Su estreno cinematográfico tuvo lugar en 1989 con 'El séptimo continente', sobre la autodestrucción de una familia vienesa de clase media. Luego realizó la polémica 'Benny's Video' (1992) y '71 Fragmente einer Chronologie des Zufalls' (1994). Su estilo está marcadopor una implacable y personal exposición de la realidad, con situaciones de violencia, sexo y represión que provocan angustia en el espectador.

En 1997 presentó 'Funny Games', donde una familia acomodada era humillada en su propia casa. El éxito de la cinta dio lugar a una versión estadounidense, que dirigió años después el propio Haneke. En 2000 rodó 'Código desconocido'. Al año siguiente 'La pianista', basada en la novela homónima de la Nobel de Literatura Elfriede Jelinek, obtuvo el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cine de Cannes.

Haneke recibió nuevamente el aplauso de la crítica con 'Caché' (2005), donde narra los estragos que causa en una pareja la aparición de vídeos de su vida cotidiana filmados sin su conocimiento. Por esta película recibió, entre otros muchos galardones, el premio al Mejor Director en Cannes y Mejor película y Mejor Director en los Premios del Cine Europeo 2005.

'La cinta blanca' (2009) es el retrato en blanco y negro de una comunidad rural dominada por la hipocresía, la rigidez moral y la educación autoritaria. Aclamada internacionalmente, fue reconocida con la Palma de Oro del Festival de Cannes, Mejor Película, Guión y Dirección en los Premios del Cine Europeo y el Globo de Oro. Con su último trabajo, Amor (2012) Haneke volvió a conquistar la Palma de Oro de Cannes y ganó otro Globo de Oro y el Oscar a la Mejor Película de habla no inglesa.

Además de los referidos, Michael Haneke está en posesión de numerosos premios cinematográficos internacionales y en 2007 fue distinguido con la Cruz de Honor de las Artes y las Ciencias de Austria. En 2013 recibió la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid, coincidiendo con el estreno de su montaje de 'Così fan tutte' en el Teatro Real de Madrid.