Quantcast

El juez destaca el «poder» de Serra en Caixa Catalunya

Dice que «carece de todo fundamento» decretar prisión provisional para el expresidente

BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS)

El titular del Juzgado de Instrucción 30 de Barcelona, Josep Maria Pijuan, ve indicios de que la actuación del expresidente de Caixa Catalunya Narcís Serra, imputado por presunta administración desleal, «era propia de quien tiene poder de decisión sobre la dirección y gestión de la entidad» pese a que tenía un cargo representativo y no ejecutivo.

Así lo ha valorado en base al interrogatorio a Serra de este lunes, y que recoge en un auto fechado el mismo día al que ha tenido acceso Europa Press, en el que rechaza decretar prisión provisional para el expresidente de la caja, como pedía la Asociación de Usuarios Bancarios Ausbanc Consumo, que es una de las acusaciones populares en la causa.

«La medida cautelar solicitada carece de todo fundamento por no ser necesaria ni para evitar la ocultación, alteración o destrucción de las fuentes de prueba relevantes para el enjuiciamiento de los hechos, ni para asegurar la presencia del imputado en el proceso», sostiene el juez.

El magistrado considera que Serra, desde su cese como presidente de la entidad el 16 de noviembre de 2010, «no tiene acceso, ni posibilidad de acceso, a la documentación obrante en dicha entidad», con lo que no ve riesgo de destrucción de pruebas.

Tampoco cree que exista riesgo de fuga al no ver razones pasa sospechar que el que fue alcalde de Barcelona y vicepresidente del Gobierno socialista de Felipe González vaya a aprovechar su libertad «para sustraerse a la acción de la justicia».

«MÁXIMO PODER» DE TODÓ

Respecto al exdirector de la caja, Adolf Todó, también imputado en la causa, el juez destaca que tenía «máximo poder de decisión sobre la dirección y gestión de la entidad».

Lo dice en otra providencia del mismo día, en la que también rechaza la prisión provisional para Todó, que había pedido Ausbanc y a la que en este caso se había unido la CUP, también personada en la causa como acusación popular.

Con argumentos semejantes a los utilizados en el caso de Serra, el magistrado sostiene que no ve necesaria la encarcelación provisional de Todó porque no tiene vinculación ya con la entidad y porque no considera que haya riesgo de fuga.