Quantcast

Verdades y mentiras sobre el uso del microondas

Pese a que no sea un electrodoméstico nuevo en nuestras vidas, el microondas aun despierta dudas entre los consumidores. Por esta razón, te cuento a continuación, lo que es mito y lo que es verdad entre las principales cuestiones relacionados al uso del microondas.

Microondas perjudican la salud: una de las afirmaciones relacionadas al aparato es que sus microondas escapan de su interior y dañan nuestra salud a largo plazo. La verdad es que por más seguro y revestido que sea el electrodoméstico, es inevitable que alguna de estas microondas escape. Pero estas ondas son reglamentadas por la agencia federal norteamericana de vigilancia sanitaria, la FDA como muy abajo del nivel considerado peligroso para la salud.

Puedes testear si tu microondas está dejando escapar radiación: deje una manzana encima del aparato mientas lo usas por mínimo 2 minutos. Si la fruta “cocinar” es momento de llevarlo al mantenimiento o cambiar el aparato.

Perdida de nutrientes de los alimentos: algunas investigaciones afirman que realmente existe perdida de nutriente en legumbres y verduras calentadas en el microondas, aunque en mínimas cantidades. La verdad es que cualquier alimento que reciba calor pierde parte de sus nutrientes debido a la modificación de su química. Lo mismo ocurre en las ollas, hornos o plancha.

Alimentos absorben microondas y perjudican nuestra salud: los alimentos no son capaces de absorber las ondas emitidas por el electrodoméstico. Su única función es calentar el alimento al agitar las moléculas de agua presentes en su composición y el calor es lo único que se mantiene después del proceso.

El problema está en los embalajes y no en los alimentos; algunos envases con hechos con materiales inadecuados para el calentamiento; el calor libera sustancias que podrían ser cancerígenas. Siendo así, solo utilice embalajes apropiadas para uso en microondas.

Embalajes: el tipo de embalaje que puede ser llevado al microondas aun genera dudas: loza, refractarios, porcelana, vidrio son materiales que pueden ser llevados al microondas. Por otro lado, aluminio o metal jamás deben ser colocados en el interior del aparato ya que puede dañar el aparato e incluso provocar una explosión.

El plástico libera sustancias que pueden perjudicar la salud. Algunas de estas embalajes tienen sustancias toxicas que pueden pasar del material al alimento.