Quantcast

Aprende a usar prendas transparentes con buen gusto y elegancia

Después de verano, las prendas transparentes se consolidaron y prometen ofrecer bastante sensualidad para el invierno de 2013/2014. Sin embargo, todo cuidado es poco al combinar estas prendas ya que la línea que separa el buen gusto de la vulgaridad es muy tenue.

Una de las claves para conseguir el look perfecto es usar superposiciones y transparencias, dejando brazos, piernas, hombros y cuello a muestra.

La transparencia puede aparecer de forma discreta y tímida, e otros casos puede ser la protagonista de un look entero. Pueden ser combinadas felizmente con encaje, seda, estampados florales para conseguir modelos sexy, casuales o con glamour de sobra.

Yves Saint Laurent fue el primero a llevar a los desfiles la sensualidad similar la de las lencerías a las prendas de moda corrientes. Es un juego de esconder y enseñar que participa de composiciones refinadas y perfectas para el día o para la noche.

¿Cómo usar prendas transparentes?

La transparencia puede ser usada en las más diferentes ocasiones; durante el día, por ejemplo, puede ser usada en pequeñas «raciones» como en escotes o brechas. Prefiera tejidos fluidos y sueltos.

Las faldas y vestidos pueden ser adheridos siempre y cuando tengan un forro. Si prefieres modelos más cortos, lo mejor es usarlos con una prenda discreta y comportada en la parte superior. Cuanto a los accesorios puede ser más osada.

Para la noche, la transparencia puede venir acompañada de brillo, tejidos metalizados e ítems más ajustados al cuerpo o más cortos. En los días frios lo mejor es combinar prendas transparentes con chaquetas más pesadas y pantalones de cuero, blusas de lana, blazers ajustados, tricot o trench coats.

Al elegir una prenda superior transparente, mucho cuidado al elegir la lencería, ya que quedará a muestra. Para looks de trabajo, lo mejor es usar un sujetador discreto de color beige, nude o de color claro. Para looks nocturnos puedes ser más osada y apostar en los contrastes y encaje.

Una camisa transparente blanca con un sujetador negro de encaje es una explosión de sensualidad.