Quantcast

Denuncian la muerte de civiles por bombardeo de drones de EEUU en Yemen

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha denunciado este martes que varios bombardeos ejecutados por aviones no tripulados estadounidenses en Yemen han provocado la muerte de civiles, al tiempo que ha destacado que el rechazo popular que generan estos ataques está minando los esfuerzos de Washington en su lucha contra la rama de la organización terrorista Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA).

En su informe, titulado 'Entre un 'drone' y Al Qaeda: el coste civil de los asesinatos selectivos de Estados Unidos en Yemen', la organización ha examinado seis ataques con aviones no tripulados en el país, uno de ellos en 2009 y el resto en 2012 y 2013.

«Dos de los ataques mataron civiles de forma indiscriminada, lo que es una clara violación de las leyes de guerra. El resto podría haber sido lanzado contra gente que no eran objetivos militares legítimos o haber causado un número desproporcionado de muertos entre la población civil», ha sostenido HRW.

En este sentido, la investigadora sobre terrorismo de la organización, Letta Tayler, ha indicado que «Estados Unidos asegura que está tomando todas las posibles precauciones, pero ha matado a civiles y ha atacado objetivos cuestionables en Yemen». «Los yemeníes nos han dicho que estos ataques les hacen temer a Estados Unidos tanto como a AQPA», ha agregado.

La organización ha entrevistado a más de 90 personas para la realización del informe, entre ellas testigos, familiares de los fallecidos, abogados y activistas pro Derechos Humanos. En total, los seis ataques mataron a 82 personas, 57 de ellas civiles.

Salvo excepciones, el Gobierno estadounidense únicamente reconoce su papel en este tipo de ataques en términos generales, y rechaza aceptar responsabilidades por cada uno de ellos. Por su parte, el Ejecutivo yemení ha sido prácticamente igual de precavido al respecto.

En uno de los ataques investigados, ejecutado en septiembre de 2012 en Sarar (centro), doce civiles que viajaban a bordo de una camioneta murieron tras ser ésta bombardeada desde un 'drone'. El objetivo declarado del ataque, un alto cargo de AQPA, no se encontraba en el lugar en el momento del ataque.

Asimismo, en diciembre de 2009 fue bombardeado un campamento beduino en la localidad de Al Majala (sur), ataque que se saldó con el fallecimiento de catorce presuntos combatientes de la organización terrorista, así como de 41 civiles, la mayoría de los cuales eran mujeres y niños. El ataque fue además llevado a cabo con bombas de racimo.

En otro de los ataques investigados, tres miembros de AQPA murieron junto a un clérigo contrario a la organización y su primo durante una reunión entre ambos después de que el religioso pronunciara un sermón en contra de las tácticas violentas del grupo.

HRW ha criticado además que Washington «utilice una definición elástica de combatiente». En este sentido, ha indicado que un bombardeo ejecutado en noviembre de 2012 tuvo como objetivo a un encargado de reclutamiento, si bien estas actividades no son suficientes bajo la legislación de guerra para definir a un objetivo legítimo de ataque.

La organización ha destacado que, desde los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra el World Trade Center, Estados Unidos ha ejecutado 81 ataques de este tipo en Yemen -uno en 2002 y el resto desde 2009-, en los que han fallecido al menos 473 personas, la mayoría de ellas combatientes, pero muchas de ellas civiles.

Por último, ha valorado que «las hostilidades entre Estados Unidos y estos grupos no parecen tener la intensidad requerida bajo las leyes de guerra para equivaler a un conflicto armado». «Si el modelo de guerra no es aplicable, Washington debe adoptar su postura al Derecho Humanitario a la hora de hacer frente a grupos como Al Qaeda y AQPA», ha remachado.