Quantcast

Coninx recupera parte de la historia del cantante Rocco Granata en 'Marina'

VALLADOLID, 20 (EUROPA PRESS)

El director belga Stijn Coninx, viejo conocido de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), ha presentado este lunes su película 'Marina', en la que recupera parte de la historia del cantante italo-belga Rocco Granata para ahondar en los rincones de las realidades que, en ocasiones, acompañan al fenómeno de la inmigración.

Coninx, quien ha estado acompañado en la rueda de prensa por el protagonista de la cinta, Matteo Simoni, ha recordado cómo fue el propio Granata quien, en el año 2007, se dirigió a él, le contó su historia y le planteó la posibilidad de hacer bien un libro, un documental o una película.

Finalmente el libro vio la luz en 2009 y también lo han hecho el documental, difundido a través de la televisión flamenca, y ahora 'Marina', la película, que buscaba alejarse de una 'biopic' tradicional para abordar historia de un joven «que de la noche a la mañana se vuelve un extraño».

«Me importaba más hacer una película positiva sobre la inmigración y la integración pese a los tintes dramáticos», ha explicado Coninx en relación a 'Marina', una película coproducida por los hermanos Dardenne ante la salida de Alemania de la coproducción inicial por dificultades presupuestarias.

De este modo, de la mano del personaje de Rocco y de su familia se aborda la realidad de la inmigración italiana a Bélgica tras el final de la II Guerra Mundial; residente en una localidad de Calabria junto a su mujer y sus dos hijos, Salvatore, el padre de Rocco, emigró a Bélgica a trabajar en la minería del carbón y en poco menos de un año su familia viajó hasta Linburgo para acompañarle; la hostilidad con que los jóvenes (y no tan jóvenes) de la localidad acogen al joven y la dureza y peligrosidad del trabajo de los miles de italianos que pasaron años en las minas de carbón son algunos de los mensajes claros de la historia.

El permanente rechazo de algunos vecinos por los italianos, que comenzaron viviendo hacinados en casas ubicadas en lodazales, la constante sensación de extraños de éstos y el empeño de Rocco por dedicarse a la música, que chocaba con el deseo del Gobierno de que los hijos de los mineros heredaran su trabajo, son algunos de los episodios de una historia que contaba con no demasiado presupuesto pero para la que su director quería un estreno rápido, previo a la celebración de los comicios electorales del próximo año.

En 'Marina' no todo es real, como la historia de amor de Rocco y Helena, pero lo «fundamental» se centra en la relación entre el padre y el hijo: en la promesa de un acordeón cuando volviera de Bélgica, en el deseo de Rocco de tocar y aprender cuando se mudan, en la promesa hecha a su padre de que la música sería sólo una afición, en el compromiso del progenitor de que su hijo nunca trabajase en la mina, en la decepción del hombre cuando comprueba que el joven no ha cumplido su promesa y en el reconocimiento final de los esfuerzos del padre y del tesón del hijo.

A los detalles biográficos de Granata se suman los testimonios de algunos mineros y de sus descendientes, que compartieron con el director sentimientos, escenas e ideas, así como de la propia familia del actual primer ministro belga, Elio Di Rupo, recogidos todos ellos en 'Marina', que compite por la Espiga de Oro.

SIMONI «EL RECOMENDADO»

El joven actor Matteo Simoni fue el nombre recomendado por los compañeros de Coninx cuando conocieron el proyecto y éste, deseoso de poder encarnar a la estrella de la música, viajó a Italia a aprender el idioma (pese a descender de italianos no conocía la lengua). «Este papel tiene que ser para mí», reconoce haber pensado.

La música de Granata no era desconocida para este joven, quien ha experimentado una de sus grandes satisfacciones aprendiendo a tocar el acordeón: no se conformaba con saber colocar los dedos sino que, además, le interesó de manera muy especial el estilo de vida que lleva el cantante, de quien tanto el actor como el director ensalzan su carácter de conquistador.

«La película era una muy buena oportunidad para contar algo interesante y con relevancia actual», ha reiterado el director, quien ha negado que se trate de promocionar la canción o al artista, que no necesitan de esa proyección.

STIJN CONINX

El director nació en Neerpelt (Bélgica) en 1957 y después de estudiar Humanidades, se licenció en la Escuela de Cinematografía de Bruselas (RITS); entre 1979 y 1987 trabajó como ayudante de dirección para numerosos cineastas como Roland Verhavert, Peter Simons, Jean-Pierre Decker, Dominique Deruddere y Jaco Van Dormael.

En 1987 realizó su primer largometraje, 'Héctor', que fue premiado en varios festivales y ha alternado la realización cinematográfica con la de vídeos de carácter documental.

Ha participado en el festival con 'Daens', que ganó la Espiga de Plata en la 37 Semana y fue candidata al Oscar; 'Koko Flanel', exhibida en la sección País Invitado de la 48 Semana; con el cortometraje 'Self Portrait', de la serie 'Visions of Europe', en Punto de Encuentro de la 49 Semana y con el documental 'Volver a andar', en la 52 Seminci.