Quantcast

Vuelve Astérix con polémica tras muchos años de sequía para alegría de los incondicionales

«Esa no es tanto la pregunta como si mantendrá el nivel de humor y aventuras de las historias
de Astérix precedentes. La expectación es máxima por cuanto los creadores
originales no participarán», asegura Javier Mesón, coleccionista reputado de
cómics y noveles gráficas y bloguero de Ediciones B. Y es que el pequeño pueblo
de la 'Armórica' es un producto generacional que ha acompañado a los
occidentales de todo el mundo de 25 a 55 años y continúa  plantando cara al poder de Roma… y de otros
productos culturales
. ¿Los personajes seguirán aguantando el paso del
tiempo y de la ausencia de sus padres originales?

Son muchas preguntan
pendientes, es cierto, para una sola entrega, cuya cubierta lleva por invitados
a los pictos, o lo que es lo mismo, los antiguos escoceses. También el nombre
de los creadores originales de la saga, René Goscinny -fallecido en 1977-
y Albert Uderzo, quien ha dado su bendición y apoyo a este nuevo álbum. Junto a ellos, sus actuales
responsables: Jean-Yves Ferri (guión) y Didier Conrad (dibujos). «Estoy
trabajando con complicidad y placer con estos dos autores. Astérix debe seguir viviendo
y solo lo podrá hacer si la gran familia que le representa continúa respetando
sus valores», decía hace unos meses Uderzo, que ha colaborado en todo el
proceso de creación de la nueva historia. «Sea como sea, Astérix sigue siendo
un trozo de Francia como Tintín lo es de Bélgica», según Mesón
, coleccionista
con más de 13.000 cómics en su colección particular.

UN RELEVO
MUY MEDITADO 

¿Y cómo hemos llegado hasta aquí? Pues a través
de muchos años y algunas polémicas y disputas familiares. Hay que recordar que
Uderzo colgó la plumilla de dibujar en 2008. En aquel momento proclamó que
Astérix moriría con él, y vendió su parte de los derechos de autor de las
creaciones que habían visto la luz hasta el momento al grupo editorial francés
Hachette, un negocio muy lucrativo pero que le separó de su fiel colaboradora
que, además, era su propia hija. Ésta le llevaría a los tribunales
.

Tampoco los herederos del guionista -y cientos
de miles de seguidores de la saga- aceptaban las creaciones en solitario de
Uderzo. Por lo que nadie se ponía de acuerdo en la continuidad de las
historias. Llegó un momento en que el dibujante no quería alargar la vida de la
tribu más allá de su pluma, mientras que la familia de Goscinny veía en esa
continuidad la solución a las vidas futuras de sus generaciones venideras…
Así
fueron años de ausencia de nuevas historietas.

¿Cómo se arregló? Uderzo, de 86 años, admitió que se dejó convencer por Anne,
la hija de Goscinny. Ésta recordó que las aventuras del personaje
de cómic galo siguieron de la mano de Uderzo tras la muerte de su padre, y señaló que Astérix tiene «una identidad fuerte» que le
permite sobrevivir a sus autores. Y todo el mundo se pudo manos a la obra. 

Los nuevos dibujante y guionista fueron
seleccionados en un proceso confidencial por el propio Uderzo y la hija de Goscinny.
Al principio fue otro artista el que empezó a
dibujar el nuevo álbum pero, tras un año de trabajo, abandonó el proyecto, por
lo que Conrad se encargó de retomar la labor, que acabó en
seis meses. 

En este sentido, Ferri, conocido en Francia por
su personaje Aimé Lacapelle, aseguró que ha intentado respetar «el
ritmo y los juegos de palabras» propios de la saga. Por su parte, Conrad admitió que dibujar el cómic fue «muy
complejo», ya que tuvo que imitar los trazos que hacía Uderzo

«El resultado final debería ser muy bueno. Los nuevos
autores son muy competentes y reconocidos. No son dos 'cualquiera'. Ahora hay
que saber si la nueva historia conserva el sabor original, entre burlón,
irónico, provocador e infantil», asegura el experto en cómics Javier Mesón.

ASTERIX,  SU 
FALSA 'MILITANCIA' POLÍTICA Y OTRAS POLÉMICAS
 

Cuando hablamos de Astérix no hablamos de cualquier galo, sino
de uno de los más polémicos por la cantidad de explicaciones y paralelismos con
la realidad que se le han buscado de manera más o menos torticera. La penúltima
trifulca, por ejemplo, fue a cuenta de un anuncio: La multinacional de comida
rápida McDonald's usó la imagen del
guerrero bigotudo para promocionar sus hamburguesas durante el verano de 2010
.
Aquello originó un gran revuelo en las redes sociales y blogs. ¿Qué hacía el
símbolo por excelencia del capitalismo utilizando al 'doble' en comic de José
Bové

La última es más sibilina y se presta a menos a bromas,
estando las elecciones francesas cerca y las encuestas haciendo pupa a diestro
y siniestro. Coincidiendo con la enésima exposición sobre el mundo de Astérix
que se abrió en la Biblioteca Nacional de Francia, los conciudadanos actuales
de los galos se siguen preguntando por los secretos y simbolismos que encierran
las viñetas de Uderzo y Goscinny

Así, la revista 'Le Point' ha hurgado en los dobles y
triples sentidos de los personajes y sus paralelismos, desenterrando un ensayo
de 1985 de Alain Duhamel titulado 'Le complexe d'Asterix' ¿Y qué ha encontrado?
Que «Astérix era un tipo de derechas, la encarnación del individualismo, un
salvapatrias, un hombre providencial», según Duhamel.
Y en cada antiguo álbum
de nuestros idolatrados personajes, un reflejo de clichés, homofobias, racismo
y xenofobias… Nosotros, por nuestra parte esperamos más polémicas en el futuro.
Será buena señal.