Quantcast

IULV-CA quiere una partida de 4 millones en el presupuesto de 2014 para los primeros pasos de la banca pública andaluza

SEVILLA, 19 (EUROPA PRESS)

Izquierda Unida quiere que los Presupuestos de la Junta para el próximo año incluyan una partida de cuatro millones de euros para dar los primeros pasos previos a la puesta en marcha de la banca pública andaluza, de forma que la futura entidad financiera pueda iniciar sus operaciones en enero de 2015.

Así lo recoge el documento de propuestas elaborado por el grupo parlamentario de IULV-CA para el dictamen del grupo de trabajo creado en la Cámara sobre la creación de un instituto público de crédito andaluz, donde se urge al Gobierno andaluz a remitir al Parlamento entre febrero y junio de 2014 un proyecto de Ley que incluya los futuros estatutos de la entidad para su tramitación urgente, de forma que pueda ser aprobado entre septiembre y diciembre del próximo año.

En dicho documento, consultado por Europa Press, la federación de izquierdas detalla que los Presupuestos de la Comunidad Autónoma deben incluir en 2014 una partida de 3,6 millones de euros «correspondiente al desembolso inicial del capital social» previsto en la normativa y una provisión de 400.000 euros dedicada a «la definición de los primeros productos y procedimientos y el diseño del sistema de control interno». En total, IULV-CA cifra el capital social que debería desembolsar la Junta en torno a 200 millones.

ASPIRA A QUE EL FROB APORTE 1.500 MILLONES

En paralelo, IU aspira a que el Gobierno de la Nación también colabore en impulsar la banca pública en Andalucía a través de instrumentos como el Fondo de reestructuración ordenada bancaria (FROB) y del Instituto de Crédito Oficial (ICO). En concreto, la propuesta plantea instar a la Junta a «iniciar negociaciones bilaterales con el Gobierno de España para la aportación del FROB de 1.500 millones de euros a la financiación de la entidad explorando diversas formas para su materialización como bonos convertibles contingentes o aval a una emisión de títulos».

La pretensión de IULV-CA es que el banco público sea una sociedad anónima pública creada por ley, sujeta al control del Parlamento y a la normativa específica de las entidades financieras y con una «gestión prudente de los riesgos y una limitación limitaciones y controles rígidos en cuanto a las posibilidades de inversión, ya que el objetivo es «garantizar el crédito a pymes y microempresas para relanzar la economía» en Andalucía.

La futura entidad contaría con un gobierno dual, integrado por una dirección ejecutiva encabezada por una persona designada por y responsable ante el Parlamento andaluz y con presencia de un representante del Gobierno andaluz, y una comisión de control y vigilancia también designada por el Parlamento con representación social.

AL MENOS UNA OFICINA POR PROVINCIA

Dicha banca deberá colaborar en red con otras instituciones financieras con base en Andalucía, con el fin de constituir un polo financiero mediante la suscripción de los oportunos convenios de colaboración que garanticen la financiación de los proyectos de interés para Andalucía, sus familias, empresas, economía social, autónomos y personas privadas solventes.

IULV-CA también propone que el despliegue territorial de esta banca pública abarque a todo el territorio de Andalucía, sin perjuicio de que la creación de su infraestructura se vaya realizando conforme a las posibilidades financieras, «empezando al menos por una oficina por provincia».