Quantcast

España ofrecerá compartir Embajadas a sus colegas iberoamericanos

Margallo presentará un listado español de oficinas y aspira a poder destacar funcionarios en representaciones iberoamericanas en Asia

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

España tiene previsto ofrecer este viernes a sus socios iberoamericanos compartir Embajadas con el fin mutuo de aumentar la presencia diplomática en zonas donde estén ausentes y hacerlo con el menor coste posible, han avanzado fuentes diplomáticas.

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha viajado a Panamá, donde este viernes arrancará la XXIII Cumbre Iberoamericana, con un listado de Embajadas, Consulados, oficinas comerciales y técnicas de cooperación que podrían acoger a funcionarios de los socios iberoamericanos más estrechos.

Ese listado incluye representaciones españolas en Europa y los países del Golfo Pérsico, donde España tiene una amplia presencia que puede interesar a los países latinoamericanos, señalan fuentes diplomáticas a Europa Press.

La idea es que esta oferta se convierta en un intercambio recíproco, y que España pueda destinar funcionarios en legaciones, consulados, oficinas comerciales o centros culturales de países iberoamericanos en zonas donde nuestra presencia es escasa, como las regiones de Asia Oriental y el Sudeste Asiático.

Y es que en la región de Asia Pacífico, que hoy supone el 40 por ciento del PIB mundial, nuestro país tiene la «ridícula» cifra, en palabras del propio ministro, de 23 representaciones, entre embajadas y consulados.

Esta propuesta se materializará en un principio con los miembros de la reciente Alianza del Pacífico que componen México, Perú, Chile y Colombia, proceso de integración que España, que tiene estatus de país observador, miró con gran interés desde el primer momento.

La iniciativa será presentada por García-Margallo hoy en la reunión de cancilleres iberoamericanos que precederá a la apertura de la Cumbre Iberoamericana.

No se trata, al menos de momento, de que un mismo edificio albergue la Embajada de España y la de otro país iberoamericano, sino de destacar funcionarios de nivel inferior a un embajador en las oficinas de los socios en aquellos países donde no se esté presente.

Así, España podría tener un diplomático acreditado como encargado de negocios (con cartas de gabinete, en lenguaje técnico) en una Embajada iberoamericana en un tercer país donde no estuviésemos presentes. Este funcionario representaría a España, pero defendería los intereses nacionales y prestaría atención consular desde un despacho situado en la legación de otro país.

UN MODELO EN MARCHA CON CCAA Y UE

Este modelo bebe de la iniciativa que García-Margallo ha puesto en marcha con las Comunidades Autónomas, por un lado, y con la UE por el otro.

Nada más llegar a Exteriores, el ministro ofreció a las autonomías la posibilidad de destinar sus funcionarios en las Embajadas de España en lugar de abrir oficinas propias en el extranjero, opción más costosa, y que no contribuye, en su opinión, a reforzar la Marca España.

Esta iniciativa se ha puesto en marcha también en la red del servicio exterior español. España mantiene cerrada su Embajada en Siria a la espera de que la situación de seguridad mejore y trasladó a dos de sus diplomáticos a la delegación de la UE en Damasco.

A primeros de este año, abandonó el edificio (en régimen de alquiler) que albergaba la Embajada en Yemen y destacó un encargado de negocios en la delegación de la UE en Saná. El experimento se repetirá en los próximos meses en Azerbaiyán, donde España enviará a la representación de la UE un diplomático que hará gestiones para la apertura de una legación propia cuando mejore la economía.

La posibilidad de integración en las representaciones de la UE y de países iberoamericanos está prevista en el proyecto de Ley de Acción Exterior y del Servicio Exterior, actualmente en trámite parlamentario.