Quantcast

¿Tienes un restaurante? Aprende a hacer fotos de tus platos

Lo primero de todo será elegir siempre productos de calidad. Cuando los ingredientes que se utilizan son frescos, hay mucho terreno ganado. Todo lo contrario ocurre con alimentos precocinados, demasiado hechos o en mal estado, a los que de nada sirve aplicar retoques fotográficos.

En cuanto a la iluminación, un consejo fundamental es tratar de aprovechar la luz natural, por ejemplo tomando las fotografías colocando los alimentos próximos a una ventana.

Con respecto a la composición o encuadre, lo que quieras destacar debe estar en la parte superior de la imagen, mucho más visible que el resto de ángulos. Si en el mismo plato existen alimentos de tonos oscuros, es recomendable que los coloques en las zonas más luminosas para tratar de contrarrestar el color negro.

Evitar piezas de comida de grandes proporciones es un gran acierto, ya que la cámara suele deformar las dimensiones haciéndolas, en consecuencia, menos apetecibles.

Conseguir unos colores vistosos también es crucial. Para hacer que un bol con cereales sea más apetecible sustituye la leche por pegamento blanco o pintura, que tienen un color similar (aparte de una textura más cremosa). Otro truco es pintar ligeramente las fresas con una barra de labios que potencie su tonalidad roja.

Tomar las instantáneas con la mayor rapidez posible es un acierto. Para ello recomendamos pensar antes cómo se van a realizar. Si no es posible, y para que los productos tengan un aspecto fresco y jugoso, puedes rociarlos o darles pinceladas con aceite, agua o incluso laca. También se pueden colocar gotitas en su superficie de forma estratégica.

Para evitar la oxidación que sufren algunos alimentos al estar demasiado tiempo en contacto con el aire, se pueden introducir en un recipiente con agua fría y un poco de limón. En el caso de los helados, son difíciles de manipular y no duran mucho tiempo a temperatura ambiente. Por eso, puedes sustituir este dulce producto por puré de patatas, que en cámara tiene un aspecto similar si se le retoca el color.

En caso de las bebidas frías, como cócteles o refrescos, existen cubos acrílicos de color transparente que dan muy buen resultado y además, te evitarán estar pendiente de si se derriten.