Quantcast

Caso herriko tabernas: Comienza el juicio sobre financiación de ETA a través de las 'herriko tabernas'

Se acumulan pesquisas del caso desde hace 11 años, cuando se detuvo en abril de 2002, a una decena del entorno de la izquierda aberztale acusadas  de desarrollar un plan de financiación de ETA a través de las citadas herrikos tabernas. Por fin se produce la vista oral. Los acusados se enfrentan a una petición fiscal de penas de entre 8 y 12 años por delitos de pertenencia o colaboración con banda armada. La causa se sigue, además, contra 110 'herriko tabernas' declaradas responsables civiles subsidiarias.

El ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi ha sido excluido del mismo al estar ya condenado por el 'caso Bateragune'. Tanto él como José Luis Elkoro, Joseba Mikel Garmendia e Imanol Cortazar han sorteado la acusación después de que la Sala estimara la excepción de cosa juzgada en los cuatro casos. Con informe favorable del fiscal, la Sección Segunda asumió la jurisprudencia del Tribunal Supremo y consideró que no se puede volver a juzgar a ninguno de ellos por integración.

¿CÓMO FUNCIONA EL ENTRAMADO?

El patrimonio de las 'herriko tabernas', a través de las cuales presuntamente se financiaba ETA mediante la subordinación de Batasuna, superaba los 12 millones de euros y tenía unos movimientos anuales estimados en unos 15 millones, según la Fiscalía.

Para evitar riesgos patrimoniales, la propiedad de los inmuebles y las cuentas corrientes de las 'herriko tabernas' eran titularizadas por las respectivas asociaciones culturales, aparentando que la actividad económica estaba desvinculada de la actividad política y logística a favor de ETA», indica el escrito de acusación.

Con ello, recalca el fiscal, se conseguía separar totalmente las actividades de los locales para evitar problemas de ilegalización política y posibles embargos judiciales.

Asimismo, estos establecimientos eran utilizados como fuente de financiación al servicio de ETA, que los consideraba como un «lugar idóneo» para la actividad orgánica de las organizaciones de su entorno «para el reclutamiento de nuevos terroristas», el depósito temporal de armas y explosivos y la captación de información sobre posibles objetivos.

El núcleo director de las 'herriko tabernas' estaba compuesto, según la Fiscalía, por los acusados Juan Ignacio Lizaso (coordinador en Guipúzcoa), Juan Francisco Martínez Betanzos (en Vizcaya), Jaione Intxaurraga (en Álava), Joseba Imanol Cortázar (en Navarra), Jon Gorrotxategi, Patxi Jagoba Bengoa e Idoia Arbelaiz.

¿CÓMO ES EL ENTRAMADO ETARRA?

El juez Baltasar Garzón concluyó el sumario 35/02 el 1 de abril de 2008, tras seis años de investigación que buscaban desentrañar los medios de financiación de Batasuna. El magistrado justificó el procesamiento de todos los dirigentes de la formación en la tesis de que Batasuna no sólo forma parte de la organización terrorista ETA como brazo político, «sino como una estructura más del complejo político-violento diseñado para conseguir una finalidad concreta a través de la subversión y la alteración de la paz pública, la autodeterminación de la denominada 'Euskal Herria'».

Además de Álvarez entre los acusados se encuentran Joseba Permarch y Rufino Etxeberria. El resto de los miembros de Batasuna juzgados son Juan Carlos Rodríguez González, Mikel Arregi Urrutia, Juan Pedro Plaza, Florencio Aoiz, Adolfo Araiz Flamarique, José Luis Elkoro Unamuno, José Federico Alvarez Forcada, Juan Cruz Aldasoro, Esther Aguirre, Miren Jasone Manterola, Kepa Gordejuela, María Isabel Mandiola, Segundo López de Aberasturi, Antton Morcillo, Santiago Quiroga, Jon Gorrochategi y José Luis Franco Suárez.

También se juzga a Maite Amezaga, Joseba Garmendia, Juan Francisco Martínez Betanzos, Ignacio Lizaso, Jaione Intxaurraga, Rubén Andrés Granados, Enrique Alaña, Agustín Rodríguez, Patxi Bengoa, Idoia Arbelaiz, Izaskun Barbarias, Sabino del Bado, Vicente Enecotegi, Pedro Felix Morales San Sebastián, Andrés Larrea, Joseba Imanol Cortázar, Josu Iraeta, José Antonio Egido, Karmelo Landa y Santiago Hernando.