Quantcast

Aronofsky y Paramount, ¿a la gresca con el montaje final de Noé (Noah)?

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

Paramount está decidida a que Noé (Noah) su superproducción de más de 125 millones de dólares, no se convierta en un desastre de proporciones bíblicas. Para asegurar el tiro, y tras los preocupantes resultados de los pases previos, habría sugerido algunos cambios a Darren Aronofsky que el director no habría tomado de buen grado.

Durante las últimas semanas, el estudio ha realizado proyecciones de prueba dirigidas a conocer las impresiones de algunos grupos que consideran clave en una película temática religiosa. Así, y según informa The Hollywood Reporter, se han celebrado proyecciones en Nueva York (para una audiencia mayoritariamente judía), en Arizona (con un público predominantemente cristiano) y en el condado de Orange, California (para un público heterogéneo).

Y al parecer todos estos pases han generado reacciones preocupantes por parte de los asistentes que han despertado inquietud en Paramount, que ha señalado diversos aspectos de la cinta que habría que pulir. Sin embargo, y aunque no está claro si el director se ha aferrado a su derecho a tener la última palabra sobre el montaje final, fuentes cercanas al proyecto afirman que Aronofsky es reacio a aplicar los cambios sugeridos por Paramount.

«Darren no está hecho para las películas de los grandes estudios. «Él es muy despectivo u no se preocupa por su opinión», dice un representante ligado al proyecto.

En este tira y afloja entre estudio y el director Aronofsky no ha querido hacer declaraciones pero el vicepresidente de Paramount, Rob Moore, quita hierro al asunto y afirma que la pelícual está pasando «por un proceso de vista preliminar normal» y el resultado será «una versión de la película que Darren está supervisando».

Pero lo cierto es que director de cine de autor de cintas como The Wrestler , Pi o Requiem for a Dream, no está acostumbrado a trabajar con grandes estudios ni con grandes efectos visuales en sus películas, con la excepción es La Fuente de la vida. Pero en Noé se dan ambos factores: se trata de una superproducción de 125 millones con una ingente cantidad de planos dotados de espectaculares efectos visuales.

RODADA SIN ANIMALES DE VERDAD

Se utiliza la última tecnología digital para recrear no solo el diluvio y la travesía de Noé, sino también todos los animales que van el arca ya que Aronofsky no rodó con ningún animal real. El propio director afirmó que las criaturas que aparecerán en Noah son versiones «ligeramente modificadas» de las que existen en la naturaleza, y algunos de ellos son seres fantásticos.

Más allá de los efectos especiales, un gran reto ha sido dar con un tercer acto emocionante que levante ampollas en una audiencia tan sensible y potencialmente enorme como la cristiana. De hecho, ya se han levantado voces expresando su escepticismo sobre el resultado de la película.

Especialmente de que el escritor Brian Godawa consiguiera una versión del guión en octubre de 2012 y publicó su reseña en la red del mismo bajo el título: «Darren Aronofsky's Noah: Environmentalist Wacko» (En el pasado Aronofsky ha descrito Noé como «el primer ecologista»).

Entre sus conclusiones es que Noé será «un derroche poco interesante y no bíblico de ciento cincuenta millones de dólares que va a arruinar durante décadas la posibilidad de hacer una película muy grande y entretenida de este héroe de la Biblia».

UN PROYECTO MUY COMPLEJO

Obviamente, Paramount espera atraer a los fieles a las salas de cine con el Noé encarnado por Russell Crowe. El pasado mes de julio se proyectaron varios pasajes de la película en una conferencia eclesiástica en Texas y algunos tweets de los asistentes sugirieron que el adelanto fue bien recibido por los asistentes.

El vicepresidente Paramount afirma que el estudio ya sabía que sacar adelante la película iba a ser complicado y por eso contaba «con un período de post-producción muy largo, lo que permitió una gran cantidad de proyecciones de prueba».

Mientras tanto, asegura el responsable del estudio, Aronofsky » definitivamente quiere un cierto nivel de independencia». «Él también quiere una película de éxito», apunta Moore que asegura que se están acercando poco a poco al objetivo perseguido «junto a Darren».

Protagonizada por Russell Crowe, Noé cuenta con un reparto plagado de estrellas entre las que destacan Jennifer Connelly, Emma Watson, Saoirse Ronan, Ray Winstone, Logan Lerman y Anthony Hopkins. El estreno de lo nuevo de Aronofsky está previsto para finales de marzo del próximo año.