Quantcast

Peajes en la M-50 para rescatar autopistas: El sector del transporte y los usuarios, en pie de guerra

Los consumidores, automovilistas, taxistas o transportistas están soliviantados. Todos se preguntan si no estamos ante otra operación destinada a mancomunar las pérdidas después de privatizar los beneficios «cuando el chiringuito ha sido fallido», en palabras de Rubén Sánchez, portavoz de Facua. Tras cinco largos años de crisis galopante, el sector de las concesionarias de autopistas, salvo las más maduras, es más una cañada intransitable rodeada de terreno baldío y yermo. Tanto, que Fomento
negocia con banca, constructoras y concesionarias absorber las compañías quebradas con una
sociedad pública.

El plan gubernamental parece sencillo y ya está avanzado: Recuperar el modelo de la extinta Empresa Nacional de Autopistas
(ENA)
, que hasta 2003, cuando fue privatizada, agrupaba a media docena de
autopistas de titularidad estatal. Para ello, se negocia con el sector el modo en que se constituirá dicha sociedad. Hace apenas tres
meses, las empresas constructoras entregaron al Gobierno su propuesta. Quieren una participación del 49% en el capital de la nueva compañía,
pero la propuesta gubernamental es del 20%
. Solicitaban además que la nueva empresa pública se haga cargo no
solo de la deuda de más de 3.500 millones que las autopistas tienen con la
banca, sino también de los más de 500 millones de deuda que, según las
constructoras, las concesionarias tienen con ellas.

'PRIVATIZAR' AUTOVÍAS COMO LA M-50

La última 'sugerencia' parece que ha colmado el vaso de la paciencia de todos los usuarios de estas vías: José Luis Feito, presidente de Aseta, Asociación de Sociedades Concesionarias de Autopistas y de la Comisión de Economía de CEOE cree que «las radiales de Madrid, todas ellas en concurso de acreedores, serían viables si se tarifica la M-50» u otras autovías. En román paladino: cobrar por el tránsito de algunos tramos de una carretera de circunvalación, el anillo exterior de la Comunidad de Madrid, que ahora mismo es pública y gratuita.

Rubén Jiménez de Facua, cree que la «ocurrencia» parte de empresas «vividoras como la propia CEOE, acostumbradas a montar empresas parásito«. Para Jiménez, no obstante, lo realmente importante es que el Gobierno «no se alinee con las grandes constructoras, aunque ya tiene un largo historial privatizador».

Y es que el efecto mutiplicador negativo de un posible nuevo sobrecoste en el sector del transporte no carece de importancia. Por eso la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) ha manifestado
su «firme oposición» a la propuesta de articular un peaje por circular por las autovías y ha advertido de que
la medida «encarecería todos los productos y dificultaría las
exportaciones»
. En definitiva, para los transportistas la idea de las concesionarias resulta «inadmisible,
interesada y no ocasionaría ningún beneficio al conjunto de la economía»,
además de representar «una carga más» para el sector del transporte,
que desde el comienzo de la crisis ha perdido 24.000 empresas y 135.000 puestos
de trabajo.

¿Y los usuarios particulares? Se unen al coro de oposición a la idea con la misma determinación, y sumando algunos argumentos más. Fundamentalmente tres, según Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados(AEA). Los conductores, principalmente mediante impuestos, «ya estamos pagando para el mantenimiento de las carreteras unos 25.000 millones de euros anuales, cuando las necesidades  están cifradas en 1.800 y la inversión real no llega a 900 millones». Según Arnaldo, se corre el riesgo de que la medida provoque un escenario a la portuguesa: «que las zonas de autovía con nuevos peajes sean pasto de una mayor depresión y que los automovilistas huyan de los peajes a carreteras secundarias, más peligrosas por peor conservadas, incrementando el número de siniestros».

En tercer lugar, desde AEA inciden en la necesidad de una reestructuración tarifaria acompañada de un análisis de acceso a las radiales, porque sus proyectos iniciales contienen algunos supuestos erróneos:  «Descontaron que los usuarios las utilizarían de una manera regular para huir de unos atascos que ahora no existen. Y tienen unos accesos que retrasan y alargan los trayectos desde las localidades de paso«. En resumen, para Arnaldo «son proyectos que no han supuesto mejora real alguna en las comunicaciones».

Los taxistas también descalifican la propuesta. Desde la Federación Profesional del Taxi de Madrid, advierten de que «resulta curioso que grandes empresas del sector de las autopistas no sepan que cuando se accede a una concesión se asumen riesgos y costes que tienen que dimensionarse». Los profesionales del taxi creen que «nuevos 'tarifazos' pueden hacer mucho daño en un país que ya está al ralentí. Los problemas de las autopistas privadas no se arreglan cobrando por el tránsito en una vía de titularidad y explotación pública».

UN SECTOR INMERSO EN UNA PROFUNDA CRISIS

Los datos de explotación de las autopistas de peaje: encadenan seis ejercicios consecutivos de descensos y muchas de las concesionarias están en quiebra técnica, según reconoce el propio sector. Estas empresas redujeron un 6,8% la intensidad media diaria de tráfico (IMD) durante los ocho primeros meses del año, y se sitúa en unos 16.373 vehículos al día, según los datos del Ministerio de Fomento.

La radial R-2 Madrid-Guadalajara ha sido la última en acogerse a la Ley Concursal. Antes lo hicieron la R-5 (Madrid-Navalcarnero), la R-4 (Madrid-Ocaña) y la R-3 (Madrid-Arganda). Pero hay más en problemas. Entre las vías en problemas que más tráfico perdieron figura asimismo la Madrid-Toledo (que es la que menos vehículos contabilizó, con una media diaria de 1.031 hasta julio, tras reducir el número medio diario de usuarios en un 34,9%), la autopista Ocaña-La Roda, la Circunvalación de Alicante y la que une Cartagena y Vera.

En cuanto al Eje Aeropuerto, que une Madrid y Barajas, propiedad de OHL, sus números de explotación no son buenos, aunque se mantiene como la vía con los mejores parámetros, dado que contabilizó unos 17.625 vehículos diarios y un descenso del 3,1%, inferior a la media, en este caso entre enero y agosto en comparación con el mismo periodo de 2012. Aun así, sus portavoces también apuestan por negociar con Fomento una salvación integral ventajosa para el sector de las concesionarias… ¿Quién no se agarra a un clavo ardiendo?