Quantcast

El Parlamento exige un «plan de saneamiento» a CiU, IU y los partidos con 'números rojos'

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

La Comisión Mixta (Congreso-Senado) de relaciones con el Tribunal de Cuentas ha aprobado este martes las propuestas del PP y del PSOE para que los partidos políticos con saldo negativo en sus cuentas, como CiU, Izquierda Unida o el BNG, presenten un plan de saneamiento para solventar su deuda en el plazo más breve posible y bajo la vigilancia del Tribunal de Cuentas.

Esas propuestas de resolución hacen referencia al último informe del Tribunal de Cuentas sobre partidos políticos, correspondiente a 2008 y en el que casi la mitad de las 32 formaciones examinadas presentaron un «patrimonio neto negativo».

En dicho informe, recogido por Europa Press, se aseguraba que un total de 15 formaciones estaban en 'números rojos', seis de ellas con un desfase que superaba los dos millones de euros: La coalición CiU, con 10,7 millones negativos, y su parte democristiana de Unió Democrática de Catalunya (UDC), con ocho, encabezaban la tabla seguidos de Izquierda Unida Federal, su organización regional de Madrid (IUCM) y el Bloque Nacionalista Gallego (BNG).

EQUILIBRIO EN EL MENOR PLAZO POSIBLE

En la propuesta del PP aprobada por la comisión parlamentaria se defiende el «necesario equilibrio patrimonial» de los partidos políticos y reclama que, aquellos que tengan un patrimonio neto negativo, presenten un plan de saneamiento para corregir este desfase «en el plazo más breve posible». Dicho informe, deberá ser presentado al Tribunal de Cuentas para su evaluación y seguimiento.

También el PSOE abundaba en este asunto planteando la necesidad de que esos partidos realicen «un plan de saneamiento plurianual para mejorar su situación patrimonial» en el que se establezca «una previsión de gastos ajustada a la situación en la que se hallan».

Sobre este mismo asunto se aprobaron otras dos propuestas, una de UPyD en la que se plantea que los partidos con saldo negativos ajusten «sus actividades económicas en punto al necesario reequilibrio patrimonial», y otra del grupo de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), que integra a una de las afectadas (IU), que se limita a pedir que estas formaciones «ajusten sus actividades para lograr el necesario reequilibrio patrimonial».

VIGILAR A PROVEEDORES Y BANCOS

En otra propuesta de resolución aprobada por el Parlamento y auspiciada por el PP se aboga por obligar a aquellos proveedores que facturan a los partidos políticos por encima de un determinado importe, no cuantificado, a informar anualmente al Tribunal de Cuentas de sus contratos. «El incumplimiento de esta obligación conllevará la suspensión temporal para contratar los servicios de dicho proveedor, sin perjuicio de las sanciones que se estimen pertinentes», añade.

Igualmente, la Comisión Mixta ha reclamado a los bancos que informen cada año al Tribunal de Cuentas de las donaciones debidamente identificadas que registran en las cuentas de las formaciones políticas.

Lo que el PP ha rechazado es la pretensión de UPyD de dar un paso más para que aquellos donativos que carecen de la perceptiva identificación por razones ajenas a los partidos políticos se envíen al Tesoro para utilizar ese dinero en actividades de interés social o humanitario.

Por último, Congreso y Senado han reiterado la conveniencia de endurecer las sanciones a los partidos que no cumplen en tiempo y forma su obligación de presentar sus cuentas a la entidad fiscalizadora, así como de precisar mejor los criterios para determinar la vinculación orgánica de las fundaciones políticas con sus partidos de referencia.