Quantcast

España no llevará la cuestión de Gibraltar a la Cumbre Iberoamericana

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

España no buscará el apoyo de la Cumbre Iberoamericana para instar a Reino Unido a retomar el diálogo bilateral sobre la soberanía de Gibraltar, como tradicionalmente hace Argentina con la cuestión de las Malvinas, han informado fuentes diplomáticas.

La cumbre de Panamá, que se desarrollará entre los próximos 18 y 19 de octubre, aprobará previsiblemente el ya tradicional comunicado especial sobre la reclamación argentina de la soberanía de Las Malvinas, en el que la Comunidad Iberoamericana insta a Reino Unido a reanudar a la mayor brevedad posible las negociaciones para solucionar esta disputa histórica.

España apoyará como en años anteriores este comunicado especial, siempre que se ciña a los términos de ediciones pasadas, como avanzó el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, en septiembre pasado en Nueva York.

Sin embargo, no promoverá que los líderes iberoamericanos aprueben un comunicado similar en relación con la reivindicación española sobre Gibraltar, a pesar de que España, como Argentina, reclama a Reino Unido la vuelta al proceso de negociaciones bilaterales en torno a la soberanía del Peñón.

GIBRALTAR, EN LA ONU

El llamamiento internacional a Londres para que acceda a volver a hablar con España de la soberanía del Peñón, reavivando el denominado Proceso de Bruselas –desactivado desde el año 2002, cuando fracasó la propuesta hispano británica de cosoberanía– tiene «su propio cauce» en el marco de Naciones Unidas, explican las mismas fuentes.

Precisamente en la apertura del nuevo periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU en septiembre en Nueva York, los ministros de Exteriores de España y Argentina se reunieron para hablar, entre otros asuntos, de sus respectivos contenciosos con Reino Unido.

Tras ese encuentro, la Cancillería argentina difundió un comunicado, que no pactó con España, en el que aseguraba que ambos países habían acordado realizar «gestiones conjuntas» para pedir a Reino Unido que retome el diálogo bilateral sobre la soberanía de los territorios de Gibraltar y Malvinas.

García-Margallo tuvo que precisar posteriormente que en ese encuentro se comprometió con su colega a seguir apoyando la reivindicación argentina sobre las Malvinas tanto en la ONU como en otros foros como la Cumbre Iberoamericana y le manifestó que esperaba que Argentina continuara con su tradicional planteamiento favorable a las tesis españolas en relación con Gibraltar.

Aunque la cuestión de Gibraltar tiene una base histórica y jurídica diferente del contencioso por las Malvinas, Margallo ha reconocido que comparten ciertas similitudes en el ámbito de las Naciones Unidas.

Se trata de dos territorios no autónomos sometidos a un proceso de descolonización e incluidos por tantos en la lista de territorios pendientes de descolonización de la ONU.

Además, son los dos únicos casos en los que la ONU no ha reconocido la aplicabilidad del derecho a la autodeterminación de los pueblos y ha instado en cambio a negociar una solución de manera bilateral entre los dos países afectados a través del diálogo.

En la actualidad, Madrid y Londres están en pleno proceso de negociaciones para poner en marcha reuniones específicas –sin entrar en la cuestión de fondo de la soberanía– que permitan solventar algunos de los problemas que hay con Gibraltar, como los obstáculos que el Peñón pone a pescadores españoles para que faenen en las aguas en disputa.