Quantcast
martes, 26 octubre 2021 12:47

Aplicaciones deportivas para móvil: ¿Saludables? ¿Complementarias o alternativas a los gimnasios para ponerse en forma?

Actualmente se calcula que un 23% de los españoles, hedonistas ellos, pretenden ponerse en forma de una manera u otra. De ellos, una buena porción lo hace buscando el asesoramiento de expertos, casi todos, pagando un gimnasio.  Pero hay más formas, unir el gimnasio a los avances de la ciencia o bien seguir la senda del 'low cost' ahorrando por efecto de la crisis y buscando en el 'smartphone' una ayuda que puede llegar a ser gratis o, al menos, más barata

El gigantesco mercado emergente de las aplicaciones de móvil rompe récords en España y avanza a la velocidad de la luz. Doce millones de usuarios activos de 'apps' con 2,7 millones de descargas al día son cifras mareantes. Y además, estas empresas se han convertido en un importante generador de empleo y el 88% de ellas aumentaron su facturación y cifras de negocio durante 2012, con un 84% contratando personal en plena crisis, según un estudio publicado por 'TheAppDate'. 

Dentro de esta industria, la fiebre por el 'fitness' y el 'running' se ha desatado: Las 'apps' deportivas, de salud y cuidado podrían cuadruplicar su facturación en 2016 en relación con 2011, cuando generaron 12 millones de dólares. Y se espera que en cuatro años registren 40 millones de dólares de ingresos. O sea, cerca de 32 millones de euros, según Hightable.com. Pero hay más: el impulso a este negocio llegaría sobre todo de la mano de dispositivos relacionados con las prendas de vestir o ropa conectada al móvil. Así, el año pasado se vendieron más de 90 millones de estos 'gadgets'. 

En este contexto, la industria española no se queda atrás, y el último lanzamiento patrio se llama 'Vitale', una herramienta que prescribe entrenamientos saludables y adecuados para las condiciones y necesidades de cada persona. Tanto es así, que es capaz de recomendar más de 600 millones de entrenamientos personalizados. Lo más curioso de esta herramienta es que 'receta' actividad apta incluso para personas que padezcan enfermedades crónicas como la diabetes, EPOC, obesidad etc… Y esa es la gran diferencia con el resto. «Se podría decir que le hemos dotado al sistema de capacidad propia de pensar y determinar cuál es el mejor entrenamiento para cada  persona en un momento concreto», añade Asier Arregui, CEO de la compañía. 

Según Arregui la maquinita es útil, incluso, para los monitores de gimnasios y entrenadores personales. «De hecho, lleva funcionando en el mercado tres semanas, con 25.000 'apps' en prueba, y está presente en una decena de clubes y establecimientos de toda España, con satisfacción plena de sus monitores porque les ofrece herramientas bien testadas con soluciones clínicas y revisadas médicamente para todo tipo de clientes, que además tienen contacto directo con el 'trainer' a través de la 'app'», afirma Arregui. Su empresa, radicada en Pamplona, utiliza capital y tecnología 100% española, con 10 personas en plantilla: tres ingenieros, personal médico y deportivo. 

'MADE IN SPAIN'

'Vitale' es una muestra de las más avanzadas… ¿No se estará produciendo una cierta competencia desleal con los gimnasios? En FNEID, la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas, aseguran que no es así. Ellos no aprecian que su negocio se haya resentido por ello. Más bien al contrario: según cifras de la federación, el número de gimnasios privados ha crecido en España el 9,4 % durante la crisis debido en gran parte a la privatización de instalaciones municipales por recortes presupuestarios, así como a la irrupción de los locales 'low cost', que compensaron el cierre de pequeños establecimientos.  

¿Cómo es posible con la que está cayendo? «Este tipo de soluciones tecnológicas, para su concepción se apoyan en entrenadores personales y éstos, después, en las soluciones informáticas. Se complementan y completan», aseguran desde este colectivo. Eso sí, creen que es un error sustituir los consejos de profesionales por el móvil.  

Ana Belén Peinado es doctora en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, además de profesora de INEF de la Universidad Politécnica de Madrid. «En principio las aplicaciones son herramientas y como tales se pueden utilizar bien o mal, salvando el hecho de que hay utensilios buenos, malos y regulares». Para esta docente es importante saber que la mayoría de este software ofrece solo «estimaciones apriorísticas, no datos reales y objetivos. Por ejemplo, gastos energéticos medios que no tienen en cuenta ni tus parámetros endocrinológicos ni tu dieta, ni tu peso o complexión».

¿Peligros? «No tiene por qué, a no ser que se produzcan graves errores, por ejemplo, con la frecuencia cardíaca. Imagina que la máquina te dice, por datos que tus has introducido en su memoria que con 178 pulsaciones debes incrementar el esfuerzo. ¿Sabe la máquina si tienes alguna patología coronaria?». Para evitar sustos semejantes, esta docente recomienda que todo deportista se haga una prueba de esfuerzo… Y luego si quiere que suba al Everest, con o sin móvil.