Quantcast

UGT-A estudia tomar acciones judiciales “si hubo algún exceso” en las detenciones de sindicalistas en el caso ERE

CÓRDOBA, 14 (EUROPA PRESS)

El secretario general de UGT Andalucía, Francisco Fernández Sevilla, ha informado este lunes de que desde el sindicato se estudia tomar acciones judiciales por las detenciones de los sindicalistas en la semana pasada, entre ellos la del secretario general de UGT en Cádiz, Salvador Mera, dentro del caso sobre los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares, de modo que “una de las posibilidades es analizar si hubo algún exceso en cuanto a los derechos mermados de los compañeros retenidos la semana pasada”.

En este sentido, “si así lo ven los servicios jurídicos” de UGT y “se entiende que es de procedimiento, así se hará”, ha asegurado el líder de UGT-A en una rueda de prensa en Córdoba, acompañado por la secretaria general de UGT en la provincia cordobesa, Isabel Araque.

Al respecto, comenta que “si hay alguna irregularidad ya se verá”, pero entiende que Salvador Mera “no hizo nada irregular”, según Francisco Fernández, quien asevera que no le ha pedido que dimita a Mera y que analizará la situación la dirección provincial de UGT.

Entretanto, detalla que UGT está personada en la causa de los ERE como acusación popular, “para que si ha habido cualquier tipo de irregularidad en el término que sea legalmente poder actuar”, aunque “todo está en fase de instrucción”, algo que califica de “lamentable” porque haya pasado ya “demasiado tiempo”, y, en su opinión, “sería deseable que cuanto antes acabase y que el juicio público que existe se haga realmente por el juzgado que administra la justicia”.

De este modo, defiende que “sería deseable que el procedimiento de la instrucción concluya y los que tengan que ser puestos a disposición de la justicia sean puestos y juzgados”. En este punto, se muestra “convencido de que Salvador Mera no tenga que ser sancionado por este hecho de un trabajo sindical que han hecho tantos y tantos compañeros en defensa de los intereses de los trabajadores”.

Y es que, agrega, “Salvador Mera por lo que conocemos hizo un trabajo como sindicalista de cuando hay una empresa en crisis intentar con el apoyo de los trabajadores buscar soluciones”. Al hilo de ello, relata que en la zona de la faja pirítica de Huelva “desaparecieron todas las empresas de la minería, hubo un acuerdo generalizado de todos los municipios, con distintos grupos políticos, hubo un acuerdo en el Parlamento de Andalucía, con el Gobierno de la Nación del PP, con la Junta”, y por tanto cree que “todo lo que se trabajó, incluida la parte sindical para buscar solución a la problemática, se solucionó favorablemente para los intereses de los trabajadores”.

En cualquier caso, Fernández indica que a Salvador Mera lo eligió el congreso provincial de Cádiz, y será “los responsables de la organización en Cádiz quienes evaluarán la situación actual en la que se encuentra Mera”, que, aclara, “no está imputado por ningún tipo de apropiación indebida, de uso personal de ningún tipo de recurso”, sino que, “según la instrucción de la jueza está imputado por otros temas de haber dispuesto de algunos recursos que según ella están por encima de lo que el mercado dicta para el trabajo que hace la organización”, ha defendido el sindicalista, quien a la espera de “ver el recorrido que da”, dice que está “muy contento” por el trabajo de Mera.

“NO SE PROFIRIÓ NINGÚN INSULTO” A ALAYA

En relación a las concentraciones en la sede judicial cuando declararon los sindicalistas y después de que el PP reclama que pidan perdón, el líder de UGT-A se pregunta si “el PP pidió perdón” cuando la secretaria general de la formación, María Dolores de Cospedal, “estuvo declarando ante el juez Ruz y hubo también cierta concentración”.

Así, resalta que “lo único” que puede decir de la concentración es que fue “de forma espontánea” por parte de “compañeros ante las declaraciones de sindicalistas que habían sido retenidos para hacer una declaración ordinaria”. De hecho, señala que en el caso de Mera “nunca se negó a hacer esa declaración, la hizo en marzo ante la Policía Judicial y lo hubiese hecho igual ante la juez, sin necesidad de una retención indebida”.

Ante ello, sostiene que “los compañeros”, entre ellos él, se concentraron para que tuviera “la fuerza y entereza para hacer una declaración correcta, y eso es lo que se hizo, no fue otra concentración más allá”, apostilla el sindicalista, quien apunta que en el tiempo que estuvo él allí, “algunas horas, no se profirió ningún insulto, ni descalificación ni muchos menos de la jueza Alaya”, de modo que, a su juicio, “solo y exclusivamente se le dio fuerzas a un compañero, que entendíamos que estaba retenido innecesariamente tanto tiempo para que hiciese la declaración correcta ante la juez”.

Entretanto, manifiesta que “en este país hay libertad de expresión y pensamiento” y por ende unos pensarán que se hizo para presionar a la juez “y otros pensarán lo que piensen”, ha apuntado, para recalcar que él estuvo “para darle apoyo personal a Mera”.

Igualmente, lamenta que “cuando hay concentraciones en apoyo y vítores esas son válidas y cuando hay concentraciones para apoyo de compañeros esas son de presión”, a lo que añade que “afortunadamente vivimos en un estado de derecho, cada uno tiene su opinión y los compañeros que se concentraron fue para apoyar a los compañeros de UGT y CCOO”, declara Fernández.