Quantcast

Beatificación de mártires: Fernández Díaz dice que fue «signo de unión»

En declaraciones a la Cope, Fernández Díaz ha dicho que vivió la ceremonia «con una profunda emoción», por que era «la mayor beatificación de la historia de la Iglesia universal» y pudo vivirlo «en directo» en «unos momentos como los actuales en España y en Tarragona, en Cataluña». «Todo ello hacia que lo viviera con una emoción muy particular, creo que como todos los que estábamos allí», ha añadido.

Según el ministro, el acto se desarrolló con mucho «calor humano, con mucha paz» y sin cargas políticas, porque no se permitieron banderas «para evitar que un acto estrictamente religioso se politizara y se convirtiera en banderías, en signos de división, cuando es justamente lo contrario, signo de unión».