Quantcast

PP lamenta las «barbaridades» que se dijeron a Alaya y cree que sindicatos deben «pedir perdón por usar a los parados»

SEVILLA, 13 (EUROPA PRESS)

La coordinadora de Política Municipal del PP-A, Carolina González Vigo, ha lamentado las «barbaridades» en términos «machistas» que los sindicalistas dijeron a la juez Mercedes Alaya, que investiga los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares, tras lo que considera que los líderes sindicales «deben pedir perdón en Andalucía por haber utilizado la pobreza y los parados de Andalucía en su propio beneficio».

Preguntada por los periodistas, González Vigo ha indicado que con las explicaciones dadas por los líderes sindicales a las concentraciones en los juzgados, ellos «asumen su propia vergüenza» y ha aseverado que «dijeron barbaridades contra una mujer, contra una juez, en términos machistas, las consignas no eran contra un servicio ni contra un sistema generalizado».

Considera que esas «barbaridades contra la juez» fue «fruto del nerviosismo que tiene una parte del sindicalismo».

González Vigo apunta que «la cúpula del sindicalismo ha servido como auténticos especuladores de los parados, ha utilizado el paro para hacer negocio y de ahí su nerviosismo».

Por ello, considera que los líderes sindicales «deben dar explicaciones», toda vez que «no deben estar muy tranquilos sabiendo lo que ha pasado». «Nadie les ha pedido esas excusas que han dado pero sí deben dar explicaciones», asevera la popular.

La dirigente popular apunta que los líderes sindicales en Andalucía «deben pedir perdón por haber utilizado la pobreza y los parados de Andalucía en su propio beneficio».

«Los que siempre salen a la calle pidiendo explicaciones a los demás y dando lecciones de ética a los demás, que se lo apliquen a ellos mismos y empiecen dar explicaciones; se las darán a la juez pero deben darlas también públicamente», considera González Vigo.

En ese sentido, ha hecho mención expresa a UGT, puesto que considera que su historia en los últimos años «ha sido no solo un despropósito, sino una vergüenza para el que se siente sindicalista de bien», puesto que, ha recordado, «tenían casas gratis, donde les pagaban hasta al arreglo de la lavadora y hasta la mudanza», a lo que ha añadido «facturas falsas, facturas hinchadas, comilonas, cenas en feria, pescaíto, mariscadas o tarjetas Visa».

«Esa es la realidad de la cúpula de UGT-A en los últimos años, que ha utilizado como especuladores de la pobreza a los parados andaluces para hacer negocio», ha agregado la dirigente popular, quien considera que «esa es la explicación que debe hacer UGT, tanto Pastrana como el actual secretario general, no rectificar si algunos dijeron algún comentario subido de tono o no, porque lo pensaban, porque se concentraron para hacerlo y le salió mal».