Quantcast

Expertos abogan por evaluar proyectos sanitarios como la privatización de la gestión hospitalaria antes de realizarlos

El exministro socialista García Vargas avisa que “deteriorar todo por querer salvarlo todo” es un riesgo

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, Mario Mingo; el exministro de Sanidad, Julián García Vargas; el coordinador del Grupo de Sanidad de Madrid en Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Enrique Normand; y el exvicepresidente de Castilla-La Mancha, Fernando Lamata, han coincidido este viernes en la necesidad de que se evalúen los proyectos sanitarios, como por ejemplo la privatización de la gestión hospitalaria, antes de ponerlos en marcha.

Los expertos se han pronunciado así durante el debate 'La salud como bien social. El futuro político de la salud', organizado en el marco de los actos de clausura del V Edición de Master en Arquitectura Organización y Gestión de Infraestructuras Hospitalarias y de la apertura de la VI edición del mismo, organizado por la Universidad CEU San Pablo, con el apoyo del estudio de arquitectura 'AIDHOS'.

Allí, los políticos han abogado por la utilización de criterios de coste-eficacia a la hora de aprobar una iniciativa en materia sanitaria, evaluar los diferentes sistemas de gestión y servicios sanitarios, no construir más hospitales y consensuar, entre todos los agentes sociales implicados en el Sistema Nacional de Salud (SNS), las prestaciones y servicios públicos que se ofrecen a los ciudadanos.

En este sentido, el presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso ha subrayado la importancia de que los distintos grupos parlamentarios lleguen a un pacto sanitario en el que se tengan en cuenta criterios de solidaridad, tanto económicos como sanitarios. “Sólo podemos conseguir un pacto si se evalúa todo lo que se hace para así demostrar si es bueno lo que se quiere hacer y qué es lo malo que hay que hay que cambiar. Tiene que haber un criterio de coste-eficacia y, sobre él, hay que afrontar la política de coste humano”, ha señalado.

USAR LOS “SENTIMIENTOS Y LA RAZÓN” PARA DEBATIR EL FUTURO SANITARIO

Mingo ha apostado también porque se realice una cartera de servicios consensuada entre todos; se evalúe el actual modelo de Atención Primaria ya que, a su juicio, es la “puerta de entrada, mantenimiento y salida” del sistema; que las aportaciones que los usuarios al SNS sean en función de la renta; y que la gestión de las cuentas sea “transparente”.

“Es bueno el debate sobre el futuro de la sanidad y ahí hay que utilizar los sentimientos y la razón. Acordar este futuro es imprescindible para que tengamos esa sanidad a la que aspiramos en los próximos años”, ha apostillado, para avisar de que actualmente la sanidad “no es tan universal, ni tan equitativa y es necesario el esfuerzo y apoyo de todos para conseguir que lo sea”.

Estas declaraciones han sido corroboradas por el exvicepresidente de Castilla-La Mancha quien ha apostillado que para alcanzar este objetivo es necesario que la salida del actual sistema hacia uno más sostenible, universal y equitativo sea “social y sanitaria”. Además, ha explicado que, aunque no es partidario de los recortes, es imprescindible que éstos se lleven a cabo de una manera “inteligente”.

Dicho esto, Lamata ha apostado por responder a las preguntas de “¿cuánto se quiere gastar? y ¿quién debe de pagar?” antes de reformar el SNS y ha manifestado su disconformidad con medidas como la disminución de prestaciones del SNS, los copagos o la desviación del gasto sanitario público al privado. “Antes de dar pasos es necesario que se estudien con taquígrafos”, ha comentado.

LOS COPAGOS HAN VENIDO “PARA QUEDARSE”

Por su parte, el exministro de Sanidad García Vargas ha reconocido la necesidad de reformar el actual sistema sanitario para hacerlo más moderno y sostenible aunque, no obstante, ha dudado sobre la viabilidad y eficacia de algunas medidas que está llevando a cabo el Gobierno de Mariano Rajoy.

Y es que, a su juicio, los copagos han venido “para quedarse” y se están agotando las medidas de recorte del modelo farmacéutico, las cuales están “deteriorando” la calidad de la prestación farmacéutica. “Estamos corriendo el riesgo de perder a la industria farmacéutica”, ha alertado.

Así, García Vargas ha señalado que “deteriorar todo porque querer salvarlo todo” es un riesgo que está actualmente “encima de la mesa”, a pesar de que “ni los políticos ni los ciudadanos se estén dando cuenta”. “Estamos en un buen lío en el SNS”, ha ironizado para aconsejar a las autoridades sanitarias que se “olviden” de las soluciones “mágicas” como los recortes lineales porque éstos van a deteriorar “linealmente” el sistema.

Otra de las soluciones mágicas a las que ha aludido el exministro es la privatización de la gestión sanitaria en algunas comunidades autónomas como Madrid. “Lo que ha ocurrido en esta región ha sido fruto de la precipitación y condicionará intentos futuros en esta dirección”, ha recalcado.

Por todo ello, García Vargas se ha mostrado partidario de la realización de un documento en el que se acuerden unos criterios organizativos y estratégicos. Este texto, ha proseguido, debería tener “muy a mano” los servicios sociales y tendría que estar acompañado por explicaciones a los ciudadanos.

“Ante tantas dificultades y cambios hay que cambiar el enfoque del SNS. No hay que deteriorar todo por querer salvarlo todo y es mejor una reorganización general que la retirada por la desbancada general”, ha recalcado el experto.

Por último, el coordinador del Grupo de Sanidad de Madrid de UPyD ha denunciado la “falta de transparencia” en la gestión de la sanidad, tanto a nivel nacional como autonómica, y ha destacado la necesidad de que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad recupere las competencias.

Así, ha criticado los sistemas de copago como, por ejemplo, el del pago de medicinas en farmacia hospitalaria por parte de pacientes no hospitalizados porque, a su entender, el impacto recaudatorio va a ser “menor” al coste que tienen los medicamentos.