Quantcast

Fiscal pide sobreseimiento de los cargos contra dos imputados en la causa de la pareja holandesa asesinada

MURCIA, 11 (EUROPA PRESS)

El Ministerio Fiscal ha pedido el sobreseimiento de los cargos que se le imputan tanto al empresario Evedasto Lifante, propietario del Club de Voleibol, que fue acusado por Cuenca como posible implicado en el crimen; y a María Rosa Vázquez, que alquiló la casa rural en la que fue asesinada la pareja holandesa y condujo hasta allí a las víctimas y a los presuntos autores.

La juez entiende que «no hay pruebas contra ellos, no hay indicios racionales de criminalidad» en el asesinato de la pareja holandesa Ingrid Visser y Lodewijk Severein.

Tras ser citados los seis imputados en esta causa en el Juzgado de Instrucción número 5 de Molina de Segura para una audiencia, el fiscal ha pedido que se archiven estos cargos, mientras que la acusación particular mantiene su imputación para estas dos personas.

En esta vista, la juez ha vuelto a dar la oportunidad tanto a Juan Cuenca, ex gerente del Club Voleibol Murcia en el que jugó la asesinada; como a los dos ciudadanos de nacionalidad rumana, Ion Valentín y Constantin Stan, considerados autores materiales del asesinato, de que hablaran y ejercieran su derecho a la última palabra, declinando finalmente dicha petición.

En concreto, se mantienen las imputaciones a Cuenca y los dos rumanos por los dos delitos de asesinato, mientras que a Serafín de Alba, el dueño de la finca murciana en la que fueron enterrados los cadáveres, lo acusa de encubrimiento.

Tras finalizar la vista de este viernes, la juez tendrá que resolver los recursos que han interpuesto los abogados de las partes y la admisión a prueba.

De esta forma, para el próximo mes o diciembre se podría celebrar la testifical y la pericial caligráfica, concluyendo la instrucción para esa fecha y celebrar el juicio, con Jurado Popular, para febrero o marzo del próximo año.

Ha sido este viernes la primera vez en la que coincidan los seis imputados, cuatro de ellos –Cuenca, los dos rumanos y Serafín de Alba– en prisión.